La máquina para callar impertinentes

Qué molesto es que alguien te haga ese gesto para callarte: ¡sshhhh! Y sin embargo, a veces es necesario, cuando alguien habla en voz alta  cuando no debe. Sigue resultando algo brusco, y en una sociedad tan cerrada como la japonesa,es considerado de muy mala educación.

Así no me extraña que hayan inventado algo como la pistola silenciadora de impertinentes, que haga por nosotros ese trabajo. No: no es un silenciador para pistolas, sino una especie de arma de comic que logra hacer callar a la gente. Y sin chistar.

Kazutaka Kurihara y Koji Tsukada son los creadores del invento, que en realidad tiene un principio bastante básico. Un micrófono direccional capta el ruido del ambiente. Cuando detecta voces a un volumen poco prudente, comienza a grabar la conversación, y la reproduce con un desfase de 0.2 segundos, mientras apunta al escandaloso pesao. Los resultados, como podéis ver en este vídeo, son increíbles y tronchantes.

Y es que el aparato funciona siguiendo una máxima que todos conocimos en nuestra infancia: cuando alguien se pone a repetir lo mismo que tú dices, consigues que se calle al instante para escucharte: el cerebro procesa que está escuchando, de nuevo, lo anteriormente pronunciado y nos manda callar para entender que esta pasando.Finalmente, el proceso nos hará sentir avergonzados por nuestra falta de educación.

A esta mecánica, bien conocida por todos, se le añade el detallito del láser, que sirve para una doble función: dirigir correctamente el altavoz del aparato y, de paso lanzar una amenaza al pesado. Digno de uno de los inventos del Dr. Bacterio.

El vídeo nos muestra la idea de algunos de los usos que puede tener: callar al pesado que grita por el móvil, silenciar a un profesor aburrido.. No son sino algunas de las ocasiones donde nos sería útil cerrar la boca a alguien: en el cine, en un hospital, en tu barrio...
Y es que en estos tiempos de contaminación acústica desmesurada, el silencio es un lujo cada vez más escaso. No nos extraña que no sea el único dispositivo anti-pesados desarrollado. Hace algunos años, la empresa Brando presentó otro aparato aún más útil: el silenciador de móviles.

Se trataba de un pequeño y manejable “jammer” portátil, capaz de bloquear las transmisiones GSM en varias de las frecuencias que utilizan normalmente los móviles: de 850, 900, 1.800 y 1.900 MHz. El radio de acción era de 5 a 10, más que aceptable para su tamaño y para su uso personal.

Claro que en determinadas legislaciones como la americana no son del todo legales: se piensa que sean usados para robos u otras fechorias, dejando a las víctimas sin medios de recurrir a las fuerzas de seguridad.

Como en otras ocasiones, hay que recurrir a tiendas situadas en China para hacerse con uno. Por ello, el nuevo “Chistonator”, que no incumple ninguna regulación, puede tener su nicho de mercado fresco. Eso sí: que reduzcan primero su tamaño, porque ahora mismo es un poco trasto.


Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    pandorica (lunes, 26 marzo 2012 17:30)

    la verdad hay veces que uno esta mejor callado,apunten disparen y la bokita cerada.aquien le dispararias tu?

  • #2

    chakal (lunes, 26 marzo 2012 18:35)

    Yo le disparia ami novia en esas beces k no tienes ganas deke te rayen xD