Volkswagen y su concepto de coche volador

Personalmente creo que el coche volador es una de las cosas más importantes que el futuro nos debe. Hemos soñado con colocar alas en un coche u otorgarle otra forma de capacidad de vuelo durante años, y aunque en algunos casos ya estamos muy cerca de lograrlo, el reciente concepto de Volkswagen está mucho más alineado con lo que hemos imaginado a través de la ciencia ficción. Dicho concepto nació de un concurso llevado a cabo en China, y aunque el diseño presenta desafíos importantes, ¿por qué no?

Todo comenzó con un concurso que Volkswagen llevó a cabo en China. Allí se le pedía a los participantes que presentaran sus ideas sobre un “Coche para el Pueblo”. Teniendo en cuenta el nivel de población en China, es una idea particularmente atractiva, y fue una estudiante de diseño de videojuegos y animación quien ganó el concurso. Ahora, su “Coche para el Pueblo” no se parece a nada de lo que podemos ver hoy circulando en las calles. De hecho, el diseño se relaciona más con las naves de los “Jetsons” y otras series de ciencia ficción de antaño. Y aunque no puede ganar altura, el hecho de que se mueva estando varios centímetros sobre el suelo lo hace calificar como coche volador sin demasiadas dudas. El vídeo a continuación está completamente en chino, y siendo honesto es un poco extraño, pero cumple con su cometido.

Los detalles más evidentes muestran que el coche tiene capacidad para dos personas, controles simples, HUD digital en el vidrio frontal y sistema anti-colisiones para mayor seguridad. Su método de propulsión/flotación nos hace pensar en alguna clase de “maglev” miniaturizado, porque imaginar un sistema antigravitacional propiamente dicho está aún muy lejos de nuestro alcance. El formato de cápsula es lo que genera más interrogantes. Un diseño de ese tipo estaría limitado a una velocidad baja por cuestiones de estabilidad, y más allá del teórico sistema anti-colisiones, probablemente necesitaría de una protección para conductor y pasajero un poco más elaborada.

Algunas cosas comienzan con una idea loca, y si Volkswagen tiene a este diseño en un tablero de dibujo, es más que un buen primer paso. El concepto de automóvil clásico está muy entrado en años, y definitivamente podría recibir algún ajuste radical. La elección de China como territorio para el concurso tiene poco de casualidad. Es tierra fértil para cualquier idea de coche barato y popular, y aunque me incomoda decir que este concepto tal vez se encuentre varias décadas en el futuro, la posibilidad de que tal vez hayamos visto al ancestro del “Ford T” del Siglo XXI no puede ser descartada a la ligera.


Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Jardineria Rodriguez (jueves, 31 mayo 2012 23:20)

    Si el coche funciona realmente, es el invento del siglo, pero que combustible usa? Quien lo va a comercializar? lo digo porque este señor seguro que lo a calculado para que sea económico pero en cuanto la marca Volskwagen se lo adjudique el precio seguro que se dispara