Con el dinero del rescate España podría enviar a un hombre a Marte

España va a recibir un rescate económico que puede alcanzar los cien mil millones de euros. El fiasco de Bankia le va a costar al contribuyente español la nada despreciable cifra de 23500 millones de euros. Con todo este dinero, nuestro país no solo podría tener su propio programa espacial fácilmente, sino que además seríamos capaces de poner un hombre en Marte nosotros solitos. Como lo oyen.

Explorando el espacio con el dinero del rescate

Antes de nada, pongamos algunas cifras sobre la mesa. El presupuesto anual de la NASA para 2012 es de 18000 millones de dólares (14400 millones de euros), por lo que solo el agujero de Bankia nos permitiría financiar el programa espacial norteamericano durante casi dos años. Pero la NASA es la mayor agencia espacial del mundo con diferencia. Otras naciones disponen de un programa espacial propio con muchos menos recursos económicos. Por ejemplo, el presupuesto espacial de la agencia espacial europea (ESA) para 2012 es de 4020 millones de euros, mientras que el de la agencia espacial rusa Roscosmos ronda los dos mil millones. Es decir, España podría disponer de su propio programa espacial durante más de un lustro con los dinerillos de Bankia.

Coste de varios proyectos espaciales comparados con el dinero del rescate en miles de millones de euros (ajustados a la inflación donde corresponde).
Coste de varios proyectos espaciales comparados con el dinero del rescate en miles de millones de euros (ajustados a la inflación donde corresponde).

Por supuesto, si tenemos en cuenta las cifras del rescate, entonces el Sistema Solar entero se abriría ante nosotros. El Programa Apolo de la NASA suele considerarse como el arquetipo de proyecto aeroespacial faraónico e increíblemente costoso. Sin embargo, y contra la creencia popular, Apolo no fue tan caro. Construir el mayor cohete de la historia y poner doce hombres sobre la superficie lunar le salió a los Estados Unidos por una cifra que, dependiendo a quién preguntes, está situada entre los 100 mil millones y los 140 mil millones de euros (ajustados a la inflación). Eso sí, repartidos en doce cómodos plazos durante más de una década (1961-1973). O lo que es lo mismo, con el dinero del rescate de la economía española tendríamos los recursos económicos para intentar emular la hazaña espacial más grande de todos los tiempos de golpe y porrazo, sin necesidad alguna de buscar financiación durante varios años.

Pero esperen, no se vayan todavía, que aún hay más.

Quizás el Programa Apolo es poner el listón demasiado alto. No hay problema. ¿Qué me dicen de la estación espacial internacional (ISS)? La ISS es el proyecto espacial más ambicioso después del Apolo y en muchos sentidos es más complejo que este último. Ensamblar el único puesto de avanzada que tiene la Humanidad fuera de nuestro planeta ha requerido casi dos décadas de esfuerzo y la colaboración de casi todas las agencias espaciales del globo. ¿Y cuánto ha costado esta maravilla de la ingeniería moderna? Pues unos sesenta mil millones de euros (sin contar gastos de lanzamiento), una ganga al lado del rescate.

Y si la ISS te sigue pareciendo algo demasiado complicado, tranquilo. Podemos hablar del telescopio espacial Hubble, esa maravillosa máquina que ha revolucionado la astronomía moderna y que ha costado unos 4800 millones de euros, incluyendo todas las misiones tripuladas de mantenimiento llevadas a cabo.

O ahí tenemos al carísimo telescopio James Webb, a veces publicitado de forma incorrecta como el sucesor del Hubble, que no debería costar más 6400 millones de euros (y más le vale mantenerse por debajo de esta cifra si no quiere ser cancelado).

También podemos fijarnos en la misión MSL Curiosity, la sonda marciana más compleja de la historia que debe aterrizar en el planeta rojo este mes de agosto. Curiosity ha costado dos mil millones de euros, así que con el dinero de Bankia podríamos lanzar una flota de diez robots para estudiar Marte, lo que no está nada, pero que nada mal.

Del rescate a Marte

Y ya que hablamos de Marte, retomamos la premisa inicial que apuntábamos al principio de la entrada. ¿Podríamos poner un hombre en Marte con el dinero del rescate?

Evidentemente, nadie ha realizado jamás una misión tripulada al planeta rojo, así que es imposible saber con exactitud cuánto saldría un proyecto de este tipo. Pero eso no nos impide hacer estimaciones. Como hemos visto, el Programa Apolo entero salió del orden de los cien mil millones de euros, una cifra que muchos expertos consideran extrapolable a un hipotético programa marciano.

Pero concretemos un poco más. La última propuesta de la NASA para un poner un hombre en Marte, denominada Mars Design Reference Architecture 5.0 (DRA 5.0), considera que se podría llevar a cabo una misión tripulada usando varios vehículos con una masa en órbita baja de unas 850 toneladas. Para ello sería necesario lanzar un mínimo de nueve cohetes gigantes como el futuro SLS (Space Launch System) de la NASA, con una capacidad en órbita baja de 130 toneladas. La NASA ha declinado dar una cifra exacta para la arquitectura DRA 5.0, pero se baraja un coste similar al del Programa Apolo, o sea, unos cien mil millones de euros.

Otros estudios consideran que se podría llevar a cabo una misión al planeta rojo por unos 50 mil millones de euros como mínimo repartidos en quince años. En este último caso, y puesto que nos sobraría la mitad del dinero del rescate, tendríamos liquidez necesaria para construir las rampas de lanzamiento y demás infraestructura necesaria. De entrada, no estaría mal alquilar algunas instalaciones del centro de lanzamiento europeo de la Guayana Francesa.

En fin, obviamente, con rescate o sin rescate España no va a poner ningún hombre en Marte, pero en cualquier caso este ejercicio nos sirve para juzgar en su contexto las cifras reales del coste de varios proyectos espaciales. Viajar al espacio es caro, sí, pero no tanto como muchos piensan. Más caro sale rescatar bancos. Y ahora que lo pienso, no estaría mal destinar parte del dinero del rescate en mandar a unos cuantos políticos y banqueros al planeta rojo. Con un billete de ida solamente, por supuesto.

Notas:

La estimación de costes en los programas espaciales es un asunto muy complejo, principalmente porque hay que separar los costes fijos (infraestructuras, desarrollo, etc.) de los costes variables (coste por misión). En esta entrada he tenido en cuenta todos los costes, no solo los variables. Otras fuentes dan cifras considerablemente inferiores para los programas y proyectos aquí mencionados precisamente porque solamente tienen en cuenta los costes variables. Por ejemplo, al final de su historia operativa, los costes fijos del programa del transbordador espacial rondaban los 2500 millones de dólares anuales, mientras que los variables se estimaban en un 25% de esa cifra, por lo que a veces se dice que una misión del shuttle costaba “solamente” unos 165 millones de dólares, cuando en realidad la cifra real era del orden de los mil millones (la cantidad precisa dependía del número de vuelos al año). Las cantidades en dólares se han convertido en euros según la tasa de cambio del 9 de junio de 2012. Las cifras están ajustadas según la inflación para el año 2010, aproximadamente.

Naves marcianas de la DRA 5.0 de la NASA (NASA).
Naves marcianas de la DRA 5.0 de la NASA (NASA).

Escribir comentario

Comentarios: 0