Dos rayos para quitar el hipo

Me encantan las tormentas. Sobre todo si puedo estar resguardado en casa o en un café entrañable de madera, situado en Viena, y en la mesa un café y una tarta de choco… bueno, soñar es gratis. La cuestión es que las tormentas me relajan. Incluso me pongo tormentas en mp3 para escribir o leer.

Sin embargo, a veces los rayos pueden dar mucho miedo. Quitar el hipo, literalmente. Sobre todo si caen muy cerca, en plan Zeus muy cabreado. Solo basta que contempléis los dos vídeos que ilustran el post. La próxima vez que haya tormenta, a refugiarse.


Escribir comentario

Comentarios: 0