Crean algoritmo que resuelve rompecabezas

Es probable que hayamos recibido uno como regalo de cumpleaños o Navidad, y también es probable que ante la primera frustración haya volado por los aires, provocando que se pierdan piezas. Los rompecabezas son una verdadera pasión para mucha gente, ¿pero qué pasa cuando interviene la tecnología? Al igual que sucedió con el cubo Rubik, la “pasión” se convierte en un complejo proceso a resolver. Andrew Gallagher de la Universidad Cornell ha desarrollado un algoritmo capaz de resolver un rompecabezas de diez mil piezas en apenas 24 horas, y en condiciones aun más complejas de lo normal. Es tan potente, que necesita menos de un minuto para armar un rompecabezas de 600 piezas.



He resuelto algunos rompecabezas en el pasado, pero nada que posea una cantidad de piezas considerable. Es, por sobre todas las cosas, un ejercicio de paciencia, algo que cotiza muy alto y se ve muy poco en estos días de demanda constante y rápidos estímulos. Cuando la velocidad, o mejor dicho, la necesidad de velocidad entra en la ecuación, la tecnología interviene de una forma u otra. En un principio puede ser como prueba de concepto, para luego barajar las posibles aplicaciones. A simple vista, que un algoritmo resuelva un rompecabezas no parece un gran logro, sin embargo, el esfuerzo que hay “detrás” de su creación definitivamente nos llama la atención.



Andrew Gallagher es un investigador en la Universidad Cornell (Ithaca, New York), quien desarrolló un algoritmo que, entre otras cosas, puede resolver rompecabezas de alta complejidad. En primer lugar, las piezas que maneja no están “cortadas” en zigzag y otros patrones que pueden dar cierto indicio de la orientación, sino que las piezas de los rompecabezas a los que se enfrenta este algoritmo están cortadas usando ángulos rectos. Luego realiza las asociaciones correspondientes estudiando los bordes de cada pieza y buscando los patrones de color que mejor “encajen” por así decirlo, un método que se asemeja bastante al que utilizan las personas para armar rompecabezas. El algoritmo de Gallagher es tres veces más rápido que los desarrollos anteriores, y puede resolver un rompecabezas de diez mil piezas en un día.

Ahora, habrás notado que dije “entre otras cosas” un poco más arriba. Lo cierto es que este algoritmo podría encontrar otras aplicaciones, como por ejemplo, determinar la posición correcta de cada trozo de papel cuando alguien arroja un documento en una trituradora. Esto nos hace recordar al desafío que DARPA lanzó en octubre pasado, prometiendo 50 mil dólares a quien lograra desarrollar un método para reconstruir cinco documentos triturados en un tiempo prudencial (se anunció un ganador apenas 33 días después de lanzado el desafío). También se habla de posibles aplicaciones médicas para comparar moléculas. Si un algoritmo puede armar un rompecabezas de diez mil piezas en 24 horas, quien quiera deshacerse de un documento, probablemente deba esforzarse un poco más de la cuenta a partir de ahora.


Escribir comentario

Comentarios: 0