Posible océano subterráneo en Titán.

Esta ilustración muestra un posible escenario para la estructura interna de Titán, sugerido por los datos de la misión Cassini. Los científicos han estado intentando determinar qué hay bajo la atmósfera rica en materiales orgánicos y la corteza helada
Esta ilustración muestra un posible escenario para la estructura interna de Titán, sugerido por los datos de la misión Cassini. Los científicos han estado intentando determinar qué hay bajo la atmósfera rica en materiales orgánicos y la corteza helada

Los datos de la nave espacial Cassini han revelado que Titán, una de las lunas de Saturno, podría albergar una capa de agua líquida bajo su corteza helada.

Los investigadores observaron una gran cantidad de deformaciones en la luna al orbitar esta alrededor de Saturno. Dedujeron que si Titán estaba compuesta enteramente por roca, la atracción gravitatoria de Saturno podría causar protuberancias, o “mareas sólidas” en la luna de aproximadamente un metro de altura. Los datos de la nave muestran que Saturno crea unas deformaciones, debidas a las fuerzas de marea, de aproximadamente 10 metros de altura, lo cual sugiere que Titán no está compuesta por completo por un material sólido rocoso. El descubrimiento aparece en la edición del día 28 de junio de la revista Science.

“La detección de la Cassini de estas grandes mareas en Titán lleva a la conclusión, casi ineludible, de que hay un océano escondido en su interior,” dijo Luciano Iess, autor principal del artículo y miembro del equipo de la misión Cassini en la Universidad Sapienza de Roma. “La búsqueda de agua es un objetivo importante en la exploración del Sistema Solar, y ahora hemos localizado otro lugar en el que es abundante.”

Titán solo tarda 16 horas en orbitar Saturno, y los científicos fueron capaces de estudiar la forma de la luna en diferentes partes de su órbita. Debido a que Titán no es esférica, sino ligeramente alargada como un balón de rugby, su eje longitudinal aumenta cuando está más cerca de Saturno. Ocho días después, cuando Titán está más lejos de Saturno, está menos deformada y se aproxima más a la forma esférica. Cassini midió el efecto gravitacional de esas compresiones y tracciones.

Los científicos no estaban seguros de que la nave Cassini pudiera detectar las deformaciones causadas por el tirón gravitacional de Saturno sobre Titán. Mediante el estudio de seis sobrevuelos cercanos al satélite, realizados desde el 27 de febrero de 2006, hasta el 18 de febrero de 2011, los investigadores han sido capaces de determinar la estructura interna de la luna usando los datos de las variaciones de la atracción gravitatoria sobre ésta obtenidos por la Red de Espacio Profundo de NASA (Deep Space Network, DSN).

“Estábamos haciendo mediciones ultrasensibles, y por suerte, la Cassini y la DSN fueron capaces de mantener un enlace muy estable,” dijo Sami Asmar, un miembro de la misión Cassini en el Jet Propulsion Laboratory de NASA, en Pasadena, California. “Las mareas en Titán causadas por Saturno no son muy grandes comparadas con el tirón que este planeta gigante, Júpiter, ejerce sobre otras de sus lunas. Aún así, ya que no podemos perforar la superficie de Titán, los datos gravimétricos nos proporcionan la mejor forma posible de estudiar su estructura interna.”

La capa oceánica no tiene por qué ser muy profunda para crear estas mareas. Una capa líquida entre la capa externa deformable, y un manto sólido permitiría que Titán se estirara y comprimiera al orbitar Saturno. Debido a que la superficie de Titán está compuesta principalmente de hielo de agua, el cual es muy abundante en las lunas del sistema solar exterior, los científicos deducen que el océano de Titán es probablemente de agua líquida.

En la Tierra, las mareas resultan de la atracción gravitatoria de la Luna y el Sol, que tiran de nuestros océanos. En los océanos abiertos, las mareas pueden ser de hasta 60 cm de altura. Si bien el agua es más fácil de mover, la corteza terrestre también se deforma, produciéndose abultamientos de hasta 50 centímetros.

L a presencia de una capa de agua líquida bajo la superficie de Titán, no es un indicador de vida en sí mismo. Los científicos creen que la vida es más probable cuando el agua líquida está en contacto con roca, y las mediciones realizadas no pueden discernir si el fondo de este océano está hecho de roca o hielo. Los resultados tienen una mayor implicación para el misterio de la reposición del metano en Titán.

“La presencia de una capa de agua líquida en Titán es importante porque queremos entender cómo se almacena el metano en el interior de Titán y cómo éste sale a la superficie,” dijo Jonathan Lunine, un miembro del equipo Cassini en la Universidad de Cornell, en Ithaca, New York. “Esto es importante porque lo que hace única a Titán deriva de la abundante presencia de metano, ya que el metano es inestable en la atmósfera y debería destruirse en escalas de tiempo geológicas cortas.”

Un océano de agua líquida, mezclado con amoníaco, podría producir depósitos flotantes de amoníaco líquido que se propagaran por la corteza y liberaran metano del hielo. Un océano como este podría servir como una reserva para almacenar metano.

Apretar y estirar Titán

Esta concepción artística muestra de las mareas 'en Titán planteadas por la gravedad de Saturno, según lo detectado por la sonda Cassini de la NASA.



Escribir comentario

Comentarios: 0