El planeta fulminado por una llamarada estelar

Un equipo de astrónomos ha descubierto una auténtica catástrofe en un planeta situado a 63 años luz de la Tierra. En una observación sin precedentes, el telescopio espacial Hubble ha captado cómo la atmósfera de este mundo se evapora después de que su estrella le enviara una potentísima radiación de rayos X. La nube de gas sale disparada a 1.000 toneladas por segundo. La investigación aparecerá publicada en la revista Astronomy & Astrophysics.

Los científicos, dirigidos por el astrónomo Alain Lecavelier des Etangs, del Instituto de Astrofísica de París, observaron la atmósfera del exoplaneta HD 189733b durante dos períodos a principios de 2010 y a finales de 2011.

Este exoplaneta tiene un cielo azul, pero ahí es donde se detienen las similitudes con la Tierra. Se trata de un gigante gaseoso similar a Júpiter, pero un 14% más grande y más masivo. Se encuentra muy cerca de su estrella, a una distancia 30 veces menor de la que separa la Tierra del Sol. A pesar de que su estrella es ligeramente más pequeña y fría que la nuestra, esta cercanía hace que el clima del planeta sea excepcionalmente caluroso, por encima de 1.000 grados centígrados. Sin embargo, ese calor habitual no es suficiente para que la atmósfera salga disparada hacia el espacio.

«La primera serie de observaciones fueron realmente decepcionantes -dice Lecavelier- ya que no mostraban ningún rastro de la atmósfera del planeta en absoluto. Sólo nos dimos cuenta que habíamos dado con algo más interesante durante la segunda serie de observaciones».

En efecto, las observaciones realizadas en 2011 mostraban un cambio muy fuerte en la atmósfera, con claros signos de que una nube de gas salía del planeta a una velocidad de al menos 1.000 toneladas por segundo. «No solo confirmamos que algunas atmósferas de planetas se evaporan, sino que observamos cómo variaban las condiciones físicas de la atmósfera durante la evaporación. Nadie había hecho eso antes», dice el científico.

Los investigadores creen que la evaporación se produjo por una intensa radiación de rayos X y luz ultravioleta extrema de su estrella, una radiación aproximadamente 20 veces más potente que la de nuestro Sol. Teniendo en cuenta que HD 189733b está tan cerca de su estrella, la dosis de rayos X fue 3 millones de veces superior a la que recibe la Tierra.

A decenas de miles de grados
«Las emisiones de rayos X son una pequeña parte de la producción total de la estrella, pero es la parte que tiene energía suficiente para impulsar la evaporación de la atmósfera», explica Peter Wheatley, de la Universidad de Warwick, en Reino Unido, uno de los coautores del estudio.

Los rayos X tienen son tan energéticos que pueden calentar el gas en la atmósfera superior a decenas de miles de grados, lo suficientemente caliente como para que escape de la atracción gravitatoria del planeta gigante. Un proceso similar ocurre, aunque de manera menos sensacional, cuando una llamarada solar golpea la ionosfera de la Tierra, interrumpiendo las comunicaciones.

La investigación tiene relevancia no solo para el estudio de planetas similares a Júpiter. Varios descubrimientos recientes de supertierras rocosas cerca de sus estrellas parece indicar que éstas pueden ser los restos de planetas como HD 189733b después de la evaporación completa de sus atmósferas.


Escribir comentario

Comentarios: 0