El asteroide LZ1 2012 es más grande de lo que se creía

Hace unos días, el Observatorio Siding Spring de Nueva Gales, Australia, creyó divisar un asteroide potencialmente peligroso de unos 500 metros de ancho.
Afortunadamente para nosotros, el asteroide LZ1 2012 se desvió y finalmente pasó a unas catorce distancias lunares de la Tierra.
Lo que sí está claro es que esta roca espacial es un asesino encubierto de civilizaciones.
El descubrimiento del asteroide LZ1 2012 provocó cierto nerviosismo, lo que impulsó al Centro de Observación de Asteroides a tuitear una respuesta:
Avistamiento de asteroide
@AsteroidWatch
Algo de información sobre el asteroide LZ1 2012. ¿Enorme? No. ¿Cerca? Para nada (casi 6 millones de kilómetros) ¿Peligroso? No.
Este asteroide en particular no es peligroso, pero generó una gran preocupación por el mero hecho de haber sido descubierto bastante tarde. El LZ1 2012 fue divisado tan sólo cuatro días antes de su máxima cercanía.
Una de las razones del descubrimiento tardío es que se divisó en el cielo del hemisferio sur, un sector del mundo en donde existen muy pocos programas de avistamiento de asteroides. Si hubiera estado en ruta hacia una colisión con la Tierra, esos escasos días de anticipación no hubieran servido de nada.
Durante el paso del asteroide, los astrónomos del famoso observatorio Arecibo de Puerto Rico utilizaron un radar para captar imágenes del intruso interplanetario, sorprendiéndose al  descubrir que era más grande de lo que pensaban. De hecho, es muchísimo más grande. El LZ1 2012 es un kilómetro más ancho de lo que se había estimado inicialmente.
¿Pero por qué se produjo tanta diferencia en las medidas?
El equipo de Arecibo determinó que la superficie del LZ1 2012 es completamente oscura. Debido a ello, tan sólo refleja entre el dos y el cuatro por ciento de la luz que llega hasta él. Y eso fue precisamente lo que contribuyó al error de medición en las observaciones ópticas iniciales. Medir un asteroide negro como el carbón no es nada sencillo.
El observatorio de Arecibo utilizó un poderoso sistema de radar (Radar Planetario Arecibo) para generar ondas de radio que se dispararon en dirección al asteroide. Midiendo las señales que rebotaron de regreso a la antena de radio, se obtuvieron imágenes de grandísima alta definición, así como las características de la superficie del asteroide. También pudieron tomarse medidas sumamente precisas del tamaño físico de éste.
“El objeto resultó ser bastante más grande de lo que esperábamos, lo que demuestra lo importante que pueden llegar a ser las observaciones del radar, ya que aún tenemos mucho que aprender de los asteroides”, declaró Ellen Howell, del observatorio de Arecibo.
Las observaciones posteriores también ayudaron a los astrónomos a tomar medidas exactas de la trayectoria del asteroide y de otras características orbitales. Con la ayuda de Arecibo, los astrónomos dedujeron que la Tierra estaba a salvo de recibir el impacto del LZ1 2012.
“La sensibilidad de nuestro radar nos permitió calcular las propiedades del asteroide y determinar que no se producirá un impacto con la Tierra al menos durante los próximos 750 años”, afirmó Mike Nolan, director de Ciencias Planetarias y Radar del observatorio de Arecibo.

analisis del asteroide(para ver subtitulos en tu idioma activar la tecla CC del reproductor)


Escribir comentario

Comentarios: 0