Un descubrimiento confirma la fecha del final del calendario maya para el 2012

Un antiguo texto maya encontrado en la selva de Guatemala confirma el “fin del calendario maya” para el 21 de diciembre de 2012.
Considerado uno de los hallazgos jeroglíficos más importante de las últimas décadas, las inscripciones de mil trescientos años de antigüedad contienen la segunda referencia conocida al “fin de la era”, aunque no predice el día del juicio final.

“El texto se centra más en la historia política de la época que en una profecía”, manifestó Marcello A. Canuto, director del Instituto de Investigaciones Mesoamericanas de la Universidad de Tulane.
Grabada en una escalinata de piedra, la inscripción fue hallada por un equipo internacional de arqueólogos liderados por Canuto y su colega Tomás Barrientos, de la Universidad del Valle de Guatemala, en las ruinas de La Corona, una densa selva localizada en el noroeste de Guatemala.
Los arqueólogos se encontraron con el descubrimiento al excavar delante de un edificio en ruinas, dañado hace casi 40 años por saqueadores que buscaban tumbas y piedras talladas.
“Sabíamos que ellos habían encontrado algo importante, pero también estábamos seguros de que habían pasado algo por alto”, declaró Barrientos.
De hecho, los arqueólogos no sólo recuperaron diez piedras jeroglíficas descartadas por los saqueadores, sino que también se encontraron con un glifo que éstos pasaron completamente por alto: un conjunto de 12 piedras exquisitamente talladas todavía en su ubicación original.
Junto con las piedras descartadas por los saqueadores, la escalinata original contaba con un total de 264 jeroglíficos, uno de los textos mayas más antiguos jamás conocidos y el más largo descubierto en Guatemala.
Según David Stuart, encargado de descifrar los jeroglíficos y director del Centro Mesoamericano de la Universidad de Texas en Austin, la inscripción de la escalinata registra 200 años de historia de La Corona.
Con 56 jeroglíficos delicadamente tallados, la piedra hace referencia al año 2012 en que se conmemora la visita real a La Corona (llamada Saknikte' por los mayas) del gobernante Yuknoom Yich'aak K'ahk', proveniente de la gran capital Maya de Calakmul, el 29 de enero del año 696 después de Cristo.
También conocido como garra de fuego o pata de jaguar, Yuknoom Yich'aak K'ahk' había sufrido una derrota militar el año anterior contra la ciudad de Tikal (ubicada en la actual ciudad guatemalteca de Petén), la eterna rival de Calakmul.
“Los eruditos asumieron que el rey de Calakmul había muerto o había sido capturado en ese enfrentamiento, pero este extraordinario texto de La Corona nos indica otra cosa”, declaró Stuart.
Después de su derrota, el gobernante maya visitó La Corona y tal vez otras ciudades aliadas para disipar sus temores.
Según los arqueólogos, la referencia al 2012 podría ser una jugada política del rey de Calakmul para tranquilizar al pueblo de La Corona después de su inesperada derrota.
La clave para entender la referencia al 2012 se encuentra en el título que el rey se concedió a sí mismo, manifestaron los investigadores.
En el texto el rey se llama a sí mismo el “señor 13 K’atun”, el rey que gobernaba un importante ciclo del calendario Maya en el año 692.
Y para enaltecer su figura y darle longevidad a su reinado, el rey maya asoció su nombre a una fecha del futuro, el siguiente período en el que el calendario Maya retornaría al mismo número 13: el 21 de diciembre de 2012.

“Esta fue una época de gran agitación política en la región maya. Y este rey se vio obligado a aludir a un ciclo mayor de tiempo que finaliza en el 2012”, declaró Stuart.
Y este descubrimiento encaja con otro hallazgo que hace referencia al 2012 en las inscripciones antiguas de los mayas: el Monumento 6 de Tortuguero, México.
“Lo que este texto demuestra es que, en tiempos de crisis, los antiguos mayas usaron su calendario para promover la continuidad y la estabilidad en lugar de predecir el Apocalipsis”, afirmó Canuto.


Escribir comentario

Comentarios: 0