Contour Crafting: Imprimiendo tu hogar

La impresión 3D continúa ganando terreno. Aunque existe una cuestión de costos que la hace poco accesible de momento, la impresión 3D lentamente está buscando dejar de lado ese mercado específico que apunta a pequeñas piezas y reproducciones. Si con el nivel de precisión suficiente y una cuidadosa administración de materiales una impresora 3D puede hacer casi cualquier cosa que se le ordene, ¿por qué no un hogar entero? Eso es exactamente en lo que ha estado trabajando el profesor Behrokh Khoshnevis de la Universidad de Southern California, a través de su sistema Contour Crafting. Con la intervención de una impresora 3D gigante y hormigón compatible, Contour Crafting podría hacer casas enteras, incluso teniendo en cuenta instalaciones de electricidad, agua y gas.



El mundo de la construcción es complejo, y fundamentalmente costoso. He visto demasiados esqueletos de edificios como para entender que ante la más mínima debilidad financiera, se posponen o cancelan proyectos enteros. Tener un hogar propio continúa siendo uno de los mayores desafíos a los que mucha gente se enfrenta alrededor del globo, y eso sin agregar catástrofes climatológicas o emergencias de otro tipo a la ecuación. Con la intervención de la tecnología, la construcción, y en especial la construcción de hogares, debería encontrar la forma de ser menos costosa y más rápida. Entiendo que no todo puede ser como el edificio de quince días que desarrollaron en China, pero si hablamos de un hogar, o un grupo de hogares, tal vez la impresión 3D sea la respuesta.



El profesor Behrokh Khoshnevis de la Universidad de Southern California presentó en una de las charlas TED en abril pasado al sistema Contour Crafting, que en esencia utiliza una impresora 3D gigante para fabricar hogares. Después de la instalación de la impresora en el lugar de construcción, el proceso continúa con el despliegue de capas de hormigón de acuerdo a lo establecido en el modelo digital. En el caso de un hogar convencional, la “impresión” tendría en cuenta los espacios necesarios para la instalación de puertas, ventanas y otros elementos fundamentales, al igual que los espacios para la instalación de cableado eléctrico, tuberías (tanto ingreso de agua potable como desagüe) y gas natural. La fabricación puede ser completamente personalizada, y también permite la aplicación de diseños no convencionales, de muy difícil desarrollo por métodos clásicos, que seguramente llamarían la atención de varios arquitectos. El sistema lleva algunos años en desarrollo, e incluso se está considerando su aplicación para la construcción de futuras estructuras espaciales en la Luna.



Al menos en papel, debemos decir que los beneficios de Contour Crafting son considerables. Un proyecto basado en una de estas máquinas tomaría menos tiempo, por lo que el lanzamiento al mercado de un hogar terminado sería mucho más rápido. También se manifiesta una reducción de costos a través de un control más estricto de materiales. En teoría, la impresión de hogares casi no generaría desperdicio, haciendo a todo el proceso más eficiente. Y al final, se reduciría la necesidad de mano de obra. El miedo a que un sistema de esta clase reemplace a los que hoy son empleados de la construcción no puede ser negado, sin embargo, lo mismo ha sucedido con otras profesiones y ocupaciones, y la intervención humana, de una forma u otra, seguirá siendo necesaria.


Escribir comentario

Comentarios: 0