Templo Maya del Sol nocturno, el nuevo descubrimiento arqueológico en Guatemala

En la jungla guatemalteca, hace más de 1600 años, el Templo Maya del Sol se edificó, adornado con máscaras de dioses como el Jaguar y el Bebedor de Sangre o Tiburón. Hasta hace 2 años, este faro de un rojo intenso salió de nuevo a la luz, como una muestra de que a la arqueología aún le queda mucho trabajo por realizar. 

El descubrimiento está revelando nuevos senderos que los arqueólogos quieren recorrer: una antiquísima rivalidad entre los reinos Mayas.

Durante el 2010, en medio de la espesura de la selva,  el arqueólogo Stephen Houston y un grupo de investigadores hallaron el Templo del Sol nocturno. Las paredes del templo están decoradas con máscaras con forma de tiburón. Según Houston, el templo está construido en honor a una deidad bebedora de sangre, y las máscaras del final del templo están dedicadas al jaguar. Además, el arqueólogo afirma que el Templo Maya del Sol fue construido para albergar la tumba de un rey.

Ante el descubrimiento se abre un umbral que supone mayor información acerca del Dios del sol y demás deidades que se conjuntan en el hermoso y mítico templo.


Escribir comentario

Comentarios: 0