Nuevos fósiles ayudan a comprender la extinción de los dinosaurios

El análisis de restos fósiles de unos dinosaurios herbívoros, con cola y cuello largos, conocidos como saurópodos, hallados en la zona de los actuales Pirineos, refuerza la hipótesis de que la extinción de los dinosaurios fue un proceso rápido y no gradual,  debido al gran desajuste medioambiental originado impacto de un meteorito en la Tierra. Estos saurópodos, que vivieron al final del Periodo Cretácico en Europa, mantuvieron su diversidad hasta que se extinguieron hace unos 65 millones de años. El análisis de la evolución de sus fémures muestra un declive en su diversidad hacia el final del Cretácico, justo antes de su extinción.



Si bien casi toda la comunidad científica cree que la extinción de los dinosaurios tuvo lugar luego de que un meteorito de buen tamaño impactase contra nuestro planeta, la mayor parte de las pruebas que existen sobre este evento provienen del registro fósil de dinosaurios que vivieron en lo que hoy es el oeste de Norteamérica. Esa colección, abundante y bien conocida, prueba que al menos en esa región del mundo la extinción de estos -generalmente- grandes animales fue brusca y compatible con el impacto de un gran objeto extraterrestre. Sin embargo, lo que ocurrió en el resto del planeta no estaba, hasta ahora, demasiado claro. Pero un estudio reciente, realizado por un equipo de científicos pertenecientes al Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont, a la Universidad Autónoma de Barcelona, al Musée des Dinosaures (Francia), al Museu de la Conca Dellà, al Istituto Nazionale di Geofisica e Vulcanologia (Italia) y al Muséum National d’Histoire Naturelle d’Aix-en-Provence (Francia), sobre los restos fósiles de saurópodos  hallados en la zona conocida ahora como Pirineos, corrobora la hipótesis de la extinción provocada por los desajustes medioambientales producidos por el impacto de un meteorito hace unos 65 millones de años. Los saurópodos fueron una clase de dinosaurios herbívoros que poseían  un largo cuello, extensa cola y que caminaban sobre sus cuatro patas. Vivieron en el Periodo Cretácico en varias regiones del planeta, entre otras en Europa, donde mantuvieron su diversidad hasta el momento de su extinción.

La extinción fue brusca, compatible con el impacto de un meteorito.
La extinción fue brusca, compatible con el impacto de un meteorito.

 Este trabajo, liderado por los investigadores del grupo Aragosaurus de Zaragoza, se ha centrado en el estudio detallado de los huesos de fémur hallados en algunos yacimientos de los Pirineos, al sur y sureste de Francia. Esa región, a fines del Cretácico, formaba parte de una isla denominada Isla Ibero-Armoricana y es uno de los pocos lugares del mundo en el que se ha hallado un registro fósil que coincide con el fin de esa era, hace 65 millones de años. El estudio ha proporcionad datos sobre el número de taxones de saurópodos que vivieron en esa región los 6,5 millones de años previos a su extinción. El análisis de esos restos ha determinado la existencia de una gran diversidad  en los últimos diez millones de años del Cretácico (Campaniense y Maastrichtiense), que se mantuvo hasta la extinción final, que fue brusca y compatible con los efectos que tendría el impacto de un meteorito. Si los dinosaurios se hubiesen extinguido paulatinamente, su diversidad hubiese ido disminuyendo a lo largo del tiempo. Este trabajo realizado en Europa demuestra lo contrario: la desaparición de los saurópodos se produjo hace 65 millones de años, de forma abrupta, reforzando la “hipótesis del meteorito” como causa de la extinción de los dinosaurios.


Escribir comentario

Comentarios: 0