Bill Gates y el inodoro del futuro

La ciudad escogida fue Seattle. La mente responsable de esta iniciativa es nada menos que la de Bill Gates. Y el objetivo final, modernizar el inodoro (léase váter, excusado, retrete, servicio, sanitario, “water”, "trono" y "lugar de meditación"). De acuerdo a lo expuesto en la feria “Reinventar el inodoro”, los diseños actuales son imposibles de usar en aquellas regiones que carecen de infraestructura para distribuir agua potable y manejar desperdicios, por lo que se necesitan nuevos desarrollos que permitan minimizar la utilización de agua, y aprovechar a los desperdicios como fuente de energía.



Entras al baño, resuelves el compromiso biológico de turno, y presionas el botón (aunque también puedes jalar la cadena o girar la perilla). El inodoro hace su trabajo de forma rápida y efectiva, pero siendo honestos, no es lo más eficiente del mundo. Salvo algunos modelos específicos, los inodoros utilizan mucha agua, y peor aún, agua potable. Esto es un problema en muchas regiones del mundo en las que el agua potable es un lujo, al igual que las cañerías de desagüe. Y esto se traduce inmediatamente en problemas de salud para la población local. En los países llamados “desarrollados”, un inodoro es un derecho adquirido, mientras que en otros, puede salvar vidas.

Así es como lo ve Bill Gates, quien destaca la necesidad de crear un nuevo tipo de inodoro y adaptarlo a regiones más comprometidas a nivel sanitario. Tanto Gates como su esposa presentaron la feria “Reinventar el inodoro”, una reunión con más de 200 inventores, ingenieros, diseñadores e inversionistas. En la feria se exploraron múltiples desarrollos que apuntan a mejorar a este reconocido artefacto, y también se entregaron premios a los diseños más innovadores. El primer lugar se lo llevó Caltech, con un inodoro que utiliza energía solar, y puede generar tanto hidrógeno como electricidad. El segundo puesto fue para la Universidad Loughborough, con un inodoro que procesa los desperdicios, convirtiéndolos en carbón vegetal y minerales, además de extraer agua.

Bill Gates reveló aún más números: 2.500 millones de personas alrededor del globo no tienen acceso a sistemas de sanidad, mientras que mil millones directamente realizan sus descargas al aire libre. Un millón y medio de niños muere por año (son más muertes de la que generan el SIDA y la malaria combinados) debido a que ingieren alimentos y agua contaminados con materia fecal. Algunos argumentan que sería mejor dirigir los esfuerzos económicos a mejorar la infraestructura de estas regiones, sin embargo, para Gates hay que comenzar con algo tan básico (y a la vez fundamental) como es un inodoro.

El inodoro de Caltech se llevó el primer premio de la feria con su revolucionario diseño
El inodoro de Caltech se llevó el primer premio de la feria con su revolucionario diseño


Escribir comentario

Comentarios: 0