Dirigible LEMV, un ojo en el cielo

El dirigible híbrido de alta resistencia LEMV, desarrollado y construido en los Estados Unidos por Hybrid Air y Northrop Grumman a pedido del ejército de ese país, acaba de realizar su vuelo inaugural. Se trata de una bestia de casi 100 metros de largo que es capaz de mantenerse en el aire durante unas tres semanas volando a una altitud superior a los 6 mil metros, cuyo principal objetivo es vigilar al enemigo. Los responsables del proyecto han declarado que con 18 LEMV en vuelo podría vigilar completamente un país, y de hecho, planean utilizarlo sobre Afganistán. ¿Vuelven los grandes dirigibles?



El Ejército de los Estados Unidos utilizará grandes dirigibles para espiar a sus enemigos. Denominados LEMV (por Long Endurance Multi-Intelligence Vehicle, algo así como dirigible híbrido de alta resistencia) y con unos 91metros de largo, estos gigantescos globos más livianos que el aire suponen un regreso a los primeros días de la historia del vuelo. En algún sentido, el LEMV es un superviviente. Ha sido el único proyecto de su tipo capaz de llegar a buen puerto, realizando ayer su primer vuelo exitoso luego de que sus competidores quedasen en el camino. Cacharros similares, como el Hale-D desarrollado por Lockheed Martin (que se desinfló y estrelló durante un vuelo de prueba) o el Blue Devil 2, desarrollado por MAV-6 (abandonado antes de finalizarse su construcción), fueron desechados por los responsables del Ministerio de Defensa de los Estados Unidos, que optaron por apostar al LEMV. Después de varios años de desarrollo, el dirigible voló por primera vez esta semana, manteniéndose en el aire durante 90 minutos.

Volará sobre Afganistán.
Volará sobre Afganistán.

 La prueba tuvo lugar en la base militar de Lakehurst que ese país posee en el estado de Nueva Jersey. El LEMV combina su sustentación aerodinámica y la flotabilidad propia de los dirigibles para mantenerse en posición, siendo capaz de volar durante varios días -hasta tres semanas, según las empresas que lo desarrollaron- sin necesidad de aterrizar. El Ejército de Estados Unidos utilizará este gigantesco artefacto en misiones de vigilancia, siendo su primer objetivo Afganistán. Los analistas creen que el LEMV podría desplegarse en algún momento del año próximo, y que con 18 de ellos podrían mantener completamente vigilados a los afganos. Si bien durante el vuelo inaugural había una tripulación abordo del LEMV, durante sus misiones militares será un vehículo completamente automático. Según ha trascendido, una dotación compuesta por un puñado de hombres bastaría para controlar los dirigibles que se encarguen de patrullar los cielos afganos.



Según los voceros de la Northrop Grumman, el LEMV está equipado con todo lo que se necesita para llevar adelante una tarea de vigilancia: radares, cámaras de alta definición, sensores infrarrojos, dispositivos de escucha de telecomunicaciones y varios elementos más que seguramente no detallan para no brindar información al enemigo. Sin duda, los dirigibles -como hemos visto en NeoTeo- aún pueden dar mucho de sí. Sin embargo, es posible que este no sea el mejor uso para una tecnología que podría abaratar enormemente el coste del transporte de mercaderías (o personas) a lo largo del planeta. ¿No crees?


Escribir comentario

Comentarios: 0