PhantomX: Otro fabuloso hexápodo

Es muy probable que nuestros lectores recuerden al MorpHex, un hexápodo que puede adoptar la forma de una esfera. Las habilidades de su desarrollador Kåre Halvorsen están fuera de toda duda, y como era de esperarse, el MorpHex no es el único proyecto con el que está relacionado. Recientemente habilitó para el público en general un vídeo en el que demuestra las capacidades de desplazamiento del hexápodo PhantomX utilizando una versión adaptada del código Phoenix, y debo decir que probablemente más de uno termine de pie sobre una mesa si ve al PhantomX aproximarse a toda velocidad...



Los dos artículos que publicamos sobre el MorpHex nos enseñaron a un hexápodo sensacional. Lamentablemente no hay ninguna novedad sobre el MorpHex en el sitio oficial, pero Kåre Halvorsen ha estado ocupado en otras cosas. En su portal menciona que recibió como premio de un concurso a un hexápodo PhantomX, pero no estaba del todo satisfecho con el rendimiento del código original implementado en el robot. Halvorsen unió fuerzas con sus amigos y colegas Kurt Eckhardt y Jeroen Janssen, creador del código Phoenix. El esfuerzo de software combinado con algunas modificaciones al hardware dieron como resultado lo que verás a continuación:



Originalmente, el vídeo no había sido expuesto al público (fue hecho para la comunidad de Trossen Robotics como demo del uso del código Phoenix), pero de acuerdo a Halvorsen, comenzó a recibir una gran cantidad de comentarios, y no es para menos. Aunque Halvorsen se disculpó varias veces por la falta de producción y los comentarios de fondo de uno de sus pequeños, lo cierto es que los movimientos del PhantomX son impresionantes. La forma en que cambia la velocidad de sus pasos hacen que el PhantomX se parezca más a un depredador que a un hexápodo. Por un momento pensé que lo único que le falta es saltar al rostro de uno para que sea completamente perturbador (yo ya estaría con una sartén en la mano luchando por mi vida en ese punto), pero claramente se trata de una reacción personal, porque los pequeños de Halvorsen parecen estar deleitados con el PhantomX.



El segundo vídeo fue el que sirvió como una demostración un poco más “oficial” del PhantomX a mediados de agosto, y el que opere sobre terreno natural no le quita nada de lo asombroso. Su sensor de orientación funciona a la perfección, e incluso reaccionó con la velocidad suficiente ante la “vuelta forzada” que recibió. En caso de que desees uno, el “paquete comprehensivo” del PhantomX está disponible en el sitio de Trossen Robotics con un precio de 1.200 dólares (el envío a España cuesta unos 75 dólares extra). Claro que, verlo en acción con la intervención de un experto hace a todo el proceso mucho más interesante, pero ya sabes que con la inversión suficiente puedes tener a uno de estos hexápodos corriendo por tu hogar sembrando horror y caos en los corazones de tus familiares... a menos que sean muy pequeños. En ese caso, probablemente quieran jugar con el PhantomX.


Coal express
Reparte el carbón en este curioso juego de habilidad. Cargar las cajas y avanza por un tortuoso camino hasta llegar al destino. Se controla con el ratón y las flechas.


Escribir comentario

Comentarios: 0