Del asteroide gigante al planeta enano

El vehículo espacial Dawn de la NASA está a punto de abandonar el asteroide gigante Vesta, al que llegó en julio de 2011 para comenzar su camino hacia el planeta enano Ceres.

De esta manera, la nave está en camino de convertirse en la primera sonda en orbitar y estudiar dos destinos lejanos a nuestro sistema solar, para ayudar a los científicos a responder preguntas acerca de la formación de este. La nave espacial está programada para abandonar el asteroide gigante Vesta el 5 de septiembre para iniciar un viaje de dos años y medio hasta el planeta enano Ceres.

Dawn comenzó en 2007 su odisea de 5.000 millones de kilómetros para explorar los dos objetos más masivos del cinturón principal de asteroides. Dawn llegará a Ceres a principios de 2015. Estos dos miembros del cinturón de asteroides han sido testigos de gran parte de la historia de nuestro sistema solar.

La valiosa evidencia obtenida por Dawn examinando el primero de estos fósiles cósmicos de cerca ha mejorado nuestra comprensión de los asteroides y proporcionó el contexto para una futura misión tripulada a visitar un asteroide.

La nave abandonará Vesta tan suavemente como llegó: con un especial e hipereficiente sistema de propulsión iónica, que utiliza la electricidad para ionizar xenón y generar asi impulso. Los propulsores de iones de 12 pulgadas de ancho proporcionan menos energía que los motores convencionales, pero pueden mantener el empuje durante meses de forma simultánea.

"El impulso está activado y ahora estamos situando la nave en lo alto del gran asteroide gracias a un pilar azul verdoso de iones de xenón", dijo Marc Rayman, ingeniero jefe de Dawn y director de la misión, en el Jet Propulsion Laboratory (JPL) en Pasadena, California "Estamos sintiendo un poco de nostalgia celebrando la exploración fantásticamente productiva y emocionante de Vesta, pero ahora tenemos la mirada puesta en planeta enano Ceres".

Dawn ha conseguido vistas en primer plano de Vesta y detalles sin precedentes sobre el asteroide gigante. Los resultados revelaron que el asteroide se había fundido completamente en el pasado, dando lugar a la formación de un cuerpo de capas con un núcleo de hierro. La nave espacial también reveló la colisión que Vesta sufrió en su hemisferio sur. El asteroide sobrevivió a dos impactos colosales en los últimos 2.000 millones de años. Sin Dawn, los científicos no habrían sabido de los valles espectaculares esculpidos alrededor de Vesta, que son ondas de los dos impactos del polo sur.

"Fuimos a Vesta para llenar los espacios en blanco de nuestro conocimiento sobre la historia temprana de nuestro sistema solar", dijo Christopher Russell, investigador principal de Dawn, con sede en la Universidad de California, Los Angeles (UCLA). "Dawn ha llenado las páginas y mucho más, nos revela que Vesta es un sobreviviente desde los primeros días del sistema solar. Ahora podemos decir con certeza que Vesta se asemeja a un pequeño planeta más estrechamente que a un asteroide típico".


Pang Flash

Pincha las burbujas voladoras para hacerlas cada vez
más pequeñas y sin dejar que te toquen!


Escribir comentario

Comentarios: 0