Un superordenador en la Luna

Mientras que todavía hay gente que cree que el hombre nunca fue a la Luna y que fue todo un montaje hollywoodense como para que EEUU instalase Mc Donald’s en Stalingrado, las agencias espaciales buscan nuevas formas de optimizar la actual red de datos que existe entre las naves, dispositivos y satélites que pululan en el espacio exterior. A un investigador se le ha ocurrido una idea que cualquier lector de Sci-fi no encontrará extrema: quiere instalar un superordenador en la Luna para que sirva tanto para recopilar como para procesar información y filtrarla a la Tierra.



Cuando se habla de la exploración espacial se tiende a creer que no somos más que una nave perdida en las fronteras de nuestro sistema solar, un robot paseando por Marte y las fotos viejas de la gloria cosmonauta en los 70. No hace falta decir que esto es una minimización bastante injusta, producto del tratamiento de los medios masivos de comunicación que en cuanto a ver las profundidades del Espacio, siempre toman lo que está ahí en la superficie. Las agencias espaciales tienen un poco más de inmersión en el tema y actualmente se utiliza una gran infraestructura de recepción, almacenamiento y procesamiento de data llamada Deep Space Network (DNS), que es el centro a donde se deriva la información recogida por satélites varios e incluso el Voyager. Todo esto funciona bien, pero la gran cantidad de información captura se esta volviendo un problema en su derivación y procesamiento. Para solucionarlo, un investigador de la Universidad de Carolina del Sur ha tenido una idea radical: instalar un superordenador en la luna.

Un superordenador en la Luna
Un superordenador en la Luna



La presentación se llevó adelante el jueves pasado en la Conferencia Espacial AIAA en Pasadena, California, donde Ouliang Chang sugirió que una manera de aliviar la tensión actual de los datos sería construir un superordenador que acompañe los centros de radio en la luna. Este superordenador lunar no sólo aliviaría la carga en la infraestructura terrestre para el control de misiones, sino que también proporcionaría potencia de cálculo en la que podría ser la "primera fase de un asentamiento lunar industrial". Tomando como base al satélite natural, este proyecto pone de manifiesto la intención que siempre se ha tenido sobre el comienzo de una base lunar operativa y funcional a las misiones de los astronautas pero que todavía no se ha llevado adelante porque la actual etapa de la exploración espacial va por otros rumbos.

Llegado el caso, el superordenador se instalaría en la parte más lejana a la Tierra de la Luna y constituiría el primer ambiente de una base de operaciones que se encargaría de ser el hub informativo entre operadores espaciales y los diferentes sistemas de exploración. Chang también dijo que para proteger al superordenador de las altas temperaturas, podría instalárselo en uno de los polos y buscando un cráter adecuado. Con este centro de cómputos lunar, la red se podría adecuar y llegar a combinar diferentes telescopios como para que trabajen en conjunto y se conviertan en uno solo. La construcción del sistema sólo demandaría del arreglo necesario con IBM o HP, por ejemplo, pues estas compañías tienen bloques de centros de datos con mucha potencia de cálculo que se conectan en el lugar y quedan funcionando. La cuestión sería establecer la atmósfera adecuada, brindarles energía y ver quién se encarga de darle mantenimiento a este superordenador en la Luna.


Escribir comentario

Comentarios: 0