¿Te fiarías de este robot?

Si la respuesta es no, es que tu sistema de alerta ha funcionado correctamente. Al menos eso dice un estudio de la Universidad de Northeastern publicado en la revista Psychological Science, que asegura que hay cuatro gestos de seguridad que alertan a nuestro cerebro de que no podemos fiarnos de alguien: si se cruza de brazos, se frota las manos o la cara y si se inclina hacia atrás o se aleja.

Lo han descubierto tras hacer una investigación con estudiantes y Nexi, uno de los robots emocionales más desarrollados creado en el MIT. Primero, el robot hizo gestos sin significado como encogerse de hombros o mover las manos y después se frotó las manos y se alejó. Sin excecpciones, los estudiantes que le vieron hacer los gestos asociados a la desconfianza lo tacharon después de “no de fiar” y actuaron inconscientemente en consecuencia.

Este descubrimiento permitirá a los expertos en robótica crear en el futuro robots que se ganen nuestro favor e incluso crear software de reconocimiento en aeropuertos y fronteras que alerte sobre conductas sospechosas con estos parámetros.


Escribir comentario

Comentarios: 0