LovePalz: Gadget para hacer más real el sexo a distancia

 Una vez que el termómetro está rojo y las condiciones y consentimientos están dados, las distancias infranqueables en el corto plazo se hacen enemigas del placer real. Las parejas a distancia lo sufren y mucho, por lo que tienen que recurrir a webcams nocturnas y caras facturas telefónicas para saciar su apetito sexual mutuo. Incluso así, las sensaciones reales del otro quedan en la imaginación o en el relato, pero ahora hay un gadget para hacer real el sexo a distancia emulando físicamente los movimientos de tu contraparte en el juego íntimo por antonomasia. Se llaman LovePalz,  y aquí te contamos cómo funcionan.



Se lo notaba en esa mirada adornada inadecuadamente con unas ojeras que explicitaban todo el sufrimiento. Las ganas, los deseos y las fantasías todas reprendidas por la inefable distancia geográfica. Se había vuelto un experto del relato telefónico, diestro en el arte de doblegar voluntades y un prodigio del pulido de la imaginación. Y encima no tenía problemas de indisposiciones ni de falta de rendimiento. Pero no había caso, tener una novia a distancia y practicar sexo telefónico o a través de la webcam no lo saciaba ni por asomo. Así que cuando conocí aLovePalz, mi sufriente amigo se enteró antes que ustedes sobre cómo funciona este nuevo aparatito para que las parejas puedan compartir, a distancia, todas las sensaciones sexuales de su co-piloto del sexo y del amor. Un gadget destinado a lograr que la larga espera del reencuentro íntimo sea menos dolorosa

LovePalz es básicamente un juguete sexual que propone un sexo virtual 3.0, logrando que las personas puedan sentir el movimiento sexual de sus parejas incluso estando a miles de kilómetros de distancia.  En otras palabras, el LovePalz quiere simular el coito transmitiendo en tiempo real qué es lo que una persona está haciendo a nivel muscular con sus órganos sexuales. Los LovePalz se compran por separado y hay un modelo para el hombre, llamado Zeus, y otro para la mujer llamado Hera. El dispositivo Zeus está inspirado en algunos juguetes sexuales conocidos que se utilizan mayoritariamente para la masturbación, simulando la textura de la vagina femenina a través de siliconas y un diseño adaptable. Para la mujer (o por qué no para otros hombres), es de fácil adivinación el formato que el dispositivo Palz ofrece, con forma fálica y emulando todo tipo de movimiento que haga el usuario masculino a distancia. Velocidad y presión son los dos valores importantes y que más protagonismo tienen en este concepto.

LovePalz es básicamente un juguete sexual que propone un sexo virtual 3.0
LovePalz es básicamente un juguete sexual que propone un sexo virtual 3.0

Para que la comunicación sea eficiente, la sesión de LovePalz tendrá que ser mediada con una aplicación para iPhone que será la que conecte vía WiFi lo que suceda en tu aparatito y lo transmita al de tu pareja (sea una o varias en un listado). Lo mismo al revés, prometiendo una velocidad de respuesta muy rápida. Cada LovePalz es recargable y viene con un comprensor de aire y un pistón automático. Además es a prueba de… agua. No hay que ser pacato al respecto y no hay que mirarlo con indiferencia al producto éste. Pues si las palabras y la imaginación lograron tantas noches candentes que luego se maximizaron con el uso de webcams, la presencia de un aparato  como LovePalz termina de construir una plataforma virtual completa para el sexo virtual de estas épocas. Las parejas ahora pueden escuchar, ver y sentir a quien aman en el acto más íntimo, y todo con poner 49.95 dólares (cada uno) y tener buena señal de WiFi, mucho más barato y accesible que cualquier pasaje en avión a las 3 am de un martes.


Escribir comentario

Comentarios: 0