¿Cuál es la mejor máquina recreativa de todos los tiempos? Los jugones opinan

Los salones recreativos son, básicamente, cosa del pasado, al menos en occidente. Los videojuegos que se alojaban dentro de aquellas maravillosas máquinas siguen vivos, gracias al MAME, pero lejos de su entorno natural, encerrados en nuestros PCs y alejados del ruido, el humo y la excitación que inundaban aquellos locales.

A cambio, podemos jugarlos todos, en casa y de manera gratuita. Es en estas circunstancias cuando hemos querido bucear un poco entre nuestros recuerdos y recordar cuales son los que nos impresionaron más cuando estábamos creciendo. Hemos acudido a algunos amigos, profesionales del medio, o simples aficionados a los videojuegos para hacerles una sencilla pregunta: “¿Cuál fue tu máquina favorita de matar marcianos?”

Mi recreativa favorita: Final Fight

“Se me vienen muchas recreativas a la cabeza en las que me he dejado más de una hucha-cerdito: ‘Snow Bros’, ‘Street Fighter II… Pero sin duda mi favorita siempre fue Final Fight: machacar punkis junto a un amigo con esa versión hipermusculada de Freddy Mercury que es Haggar era siempre un momento estelar de cada viernes por la tarde.”

Antonio Santo – Redactor jefe de Vadejuegos.

Mi recreativa favorita: Thunder Blade

“Mi recreativa favorita… El Thunder Blade. Nada puede molar mas para un niño de 8 años, y en los 80, que pilotar un clon del Trueno Azul en un mundo invadido por un ejercito terrorista. Al espectacular mueble hay que añadir unos gráficos que fueron el cenit de la tecnología de SEGA llamada “súper scaler”. Tenias una sensacion completa de 3D, con vistas en tercera persona o aéreas según la fase, una cabina de helicóptero articulada solo para ti y una banda sonora donde nació y murió el genero fusión military march-progressive-jazz.”

Jonathan Hall – Músico de juegos, actualmente en Mr. Roboto Studio.

Mi recreativa favorita: Blazing Star

“Delirante, excesivo, unos diseños hipermolones y uno de los shotters que mejores recuerdos trae de mi etapa en salones recreativos. Si elijo este y no la recreativa de Wonder Boy es porque llegué a tener verdadero mono con él. Pilladlo y disfrutad de unas cuantas partidas: no hay salida de lo adictivo que es.”

Samuel González –  Colaborador de la revista ‘Nintendo Acción‘.

Mi recreativa favorita: Operation Wolf

“Antes de la Wii, el Kinect y demás moñadas, los jugadores hardcore ya disfrutaban moviéndose frenéticamente delante de la pantalla de Operation Wolf. Y digo los más hardcore porque eran aquellos que se podía aupar hasta la réplica aquella de la Uzi con la que se jugaba. Los shooters no son nada nuevo: Taito ya daba guerra con esta recreativa en los 80. Los headshots, de los Call of Duty, las rachas de bajas de su multiplayer están muy bien, pero como el subidón de una partida a dobles en aquella recreativa, o acertar en pleno vuelo a una de aquellas granadas, nada de nada.”

@ChemaMansilla, responsable del blog Bazinga! en’Cinemanía’.

Mi recreativa favorita:  Snow Bros

“Complicadísima elección. Si ya cuesta hacer un Top 10, un Top 1 me parece el colmo de la injusticia y la dificultad. Sunset Riders, Final Fight, Pac-Man, SF II, Donkey Kong… Yo creo que cada día elegiría uno diferente. Hoy elijo Snow Bros, ya que me parece uno de los arcades con mejor equilibrio en la curva de dificultad. Echar cinco duros en esta máquina resultaba satisfactorio, mucho más rentable y menos frustrante que la mayoría de recreativas de aquella época. Era sencillo aprender rutinas y mejorar los resultados en cada partida. Además, el multijugador cooperativo tenía un punto que era menos habitual de lo que parece: al igual que títulos como Pong, exigía cierta coordinación entre los jugadores y no bastaba con limitarse a machacar botones sin parar.”

Daniel G. Aparicio – responsable del blog 20hitcombo para ’20 minutos’.

Mi recreativa favorita:  Battlezone

“Hay todo un rango de recreativas que por alguna razón me han dejado más huella que ninguna otra: todas las de pantalla vectorial de Atari (en España sobre todo ‘Asteroids’, ‘Battlezone’, algún ‘Lunar Lander’ que vi por Mallorca, y algunos años más tarde la de ‘Star Wars’). Pero sobre todo Battlezone. Esa forma tan característica de mostrar los gráficos, con líneas puras, y con movimientos perfectamente suaves, excitaban mi imaginación como ninguna otra máquina de la época. Y de postre, el diseño físico de la propia cabina invitaba mucho a la inmersión.”

César Astudillo “Gominolas” – exmúsico de Topo Soft.

Mi recreativa favorita: Cadillacs & Dinosaurs

“La recreativa que más marcó mi adolescencia fue sin duda Cadillacs y Dinosaurs, un juego “beat’em up” que ponía constantemente tus reflejos a prueba. Gráficos de cómic, animaciones de lo más fluidas, una música de lo más animada para la acción, el primer juego de su género en el que se incluye el uso de armas de fuego, posibilidad de jugar hasta con tres amigos más. Si, además de todo eso, el juego te da la posibilidad de conducir un Cadillac en una de sus fases, ¿qué más puedes pedir? ¿qué? ¿Que has visto Jurassic Park y quieres Dinosaurios? ¡Pues ya tienes el juego perfecto!”

Jesús Fabre, director de la webserie documental The Gamer Inside.

Mi recreativa favorita:Robotron 2084

“La descubrí tarde y mal, pero quiero votar por Robotron 2084. Una máquina con 30 años de antigüedad que sigue siendo perfectamente vigente, cuyos remakes nunca consiguen mejorar el diseño original, evidenciando su grandeza.  No había un juego más frenético hasta que llegaron los ‘Wario Ware’. Además, teníamos una completa libertad a la hora de abordar del nivel, pudiendo emplear diferentes estrategias para conseguir el mayor número de puntos.  Y a pesar de ser una recreativa y estar, por tanto, diseñada para que el usuario introduzca moneda tras moneda, es honesta con el jugador. No hay trampas, no hay zonas imposibles o enemigos que exijan el sacrificio de alguna vida. Cuando nos matan es, exclusivamente, por un error nuestro.  Por último, señalar que se controlaba sin botones, ya que disponía de dos joystiqs. Y convendrán conmigo en que eso mola mogollón.”

José Viruete, experto en cultura pop, webmaster de Viruete.com.

Mi recreativa favorita: Rastan Saga

“Cuando pasaba por delante del salon de recreativas cerca de mi casa, había muchas máquinas que hacían que me acercara a ellas, pero ninguna tenía tanto magnetismo para mi como Rastan Saga, ese maravilloso arcade de plataformas más propio de consola que de recreativa, con un fornido guerrero que atravesaba parajes repletos de monstruos, armado con un arsenal de artilería pesada (a ver quien es el guapo que levanta el hacha o ese espadón) y ¡esa música!, nunca escuché hasta entonces algo con una banda sonora tan perfecta, que agregara la tensión justa a cada una de las situaciones.”

Raúl Montón “The Punisher” – responsable de El blog de Punisher,  ex redactor de las revistas ‘Súper Juegos’ y ‘Mega Sega’.

Mi recreativa favorita: Afterburner 360

“Cuando tenía 15 años tuve la suerte de hacer un viaje de intercambio a los USA. Allí encontre las salas de recreativas mas grandes que había visto. Allí había de todo, desde las típicas recreativas a cabinas que representaban mechas. Pero sin duda la que más me llamo la atención y en la que más dinero invertí fue en la R360.

La maquina estaba basada en el Afterburner 2 con la peculiaridad de que la cabina en la que te metías tenia un giroscopio integrado y giraba 360º. Desde luego la inmersión en el juego era total y eso, en las épocas que corrían ya era todo un logro.

Era una autentica pasada, 18 niveles de adrenalina pura en los cuales lo mas complicado era aterrizar y despegar y que te enfrentabas a todo tipo de enemigos a los mandos de tu F14, Para proteger al usuario, la maquina tenia un arnés que sujetaba al “piloto” al asiento, haciendo posible los giros. Hasta tenía su propio botón del pánico y creédme, era tal el caos que se originaba al jugar que vi varias veces como alguno se rendía y pulsaba dicho botón. Lo mejor de todo es que el botón solo detenía la cabina, un aviso saltaba en un monitor en la sala de maquinas y solo cuando el operador se cercioraba de que estaba todo bien, la cabina volvía a la posición inicial, No os podéis ni imaginar las caras de la gente que, estando boca abajo, pulsaba el botón y se quedaban así un buen rato entre gritos y nervios. No será la más mítica, pero os aseguro que jugar, o ver jugar, era una experiencia inolvidable.”

Boron – Podcaster especializado en videojuegos en ‘La Parada de los Monstruos‘.

Mi recreativa favorita: Tetris

“Debo reconocer que nunca fui bueno a las máquinas. En el Comecocos rara vez conseguía pasar de la quinta pantalla… y los juegos de tortazos, tipo Street Fighter, me aburrían mortalmente. Los únicos juegos que de verdad me engancharon en los recreativos fueron el ‘Arkanoid’ y el ‘Tetris’… destruir paredes, construir paredes, respectivamente. Tetris era simplemente perfecto, desde su diseño sobrio, honesto e inequívoco hasta su inolvidable musiquita. Por el día pasaba cientos de pantallas por 25 pesetas y por la noche soñaba con las fichas cayendo en mi cabeza.”

Iñaki Berazaluce, coautor de Strambotic

Nuestra recreativa favorita: Out Run

“Como nuestro blog es colectivo, lo hemos discutido entre todos. Pensamos en hablar de ‘Street Fighter 2′ o ‘Commando’. Pero finalmente consideramos ‘Out Run’ como el mejor juego arcade, entre otras cosas por su sensación de velocidad increíble y por sus melodías que, aun a día de hoy, siguen siendo memorables.“
El Mundo del Spectrum.
Como veis, no nos ponemos de acuerdo ni entre nosotros, así que, una vez más, os animamos a que nos arrojéis vosotros mismos algo de luz sobre el asunto: ¿cuál es vuestra recreativa favorita?


cuentanos cual es la tuya

Escribir comentario

Comentarios: 0