Las Dracónidas atraviesan el cielo esta noche: consejos para verlas

Espectacular imagen de las Dracónidas en 2011 sobre el Observatorio del Teide
Espectacular imagen de las Dracónidas en 2011 sobre el Observatorio del Teide

Llega la lluvia de estrellas de octubre, mucho más modesta que la del pasado año. El máximo, al atardecer

El año pasado, las Dracónidas, la lluvia de estrellas de octubre, ofreció un espectáculo sin igual que, previsiblemente, no volverá a repetirse en quince años. Incluso recibió el nombre la «tormenta de estrellas perfecta», por los cientos de meteoros que pudieron verse a la hora. Esta noche, el show nocturno será mucho más modesto, como corresponde a los tiempos, y los amantes de la astronomía deberán tener mucha paciencia, ya que solo se espera una decena de «bengalas» cósmicas a la hora. Para compensar, unas temperaturas suaves de otoño que harán menos penosa la tarea de quedarse de noche a la intemperie para contemplar el cielo.

Estos días la Tierra pasa a través del camino de escombros del cometa 21P/Giacobini-Zinner al acercarse éste a las regiones interiores del Sistema Solar. Cuando este ocurre, el núcleo del cometa, formado por hielo y rocas, se sublima debido a la acción de la radiación solar y genera las características colas de polvo y gas. Este cometa es la fuente anual de las Dracónidas, que reciben ese nombre porque parecen radiar de la constelación del Dragón. Las partículas de polvo se desintegran al entrar a gran velocidad en la atmósfera terrestre y crean los hermosos trazos luminosos conocidos como meteoros.
El máximo, al atardecer

La lluvia cósmica alcanzará su máxima actividad este lunes 8 de octubre entre las 17.00 y las 19.00 (hora peninsular española), aunque aún se prolongará las próximas noches. En España el máximo nos pillará de día, así que nos lo perderemos y tendremos que esperar un poco para verla, además, con menos intensidad y con la molestia de una luna todavía brillante. Pese a estos contratiempos, la observación todavía puede ser hermosa. Si se anima, como ocurre con cualquier lluvia de estrellas, es conveniente encontrar un lugar oscuro, alejado de la contaminación lumínica de las ciudades, y sin grandes edificios, árboles o montañas que interrumpan la visión del horizonte. Reclinarse en una hamaca o tumbarse boca arriba en la oscuridad con ropa cálida y una bebida caliente es todo lo que necesitamos hacer.


Escribir comentario

Comentarios: 0