El LHC gana a la agorera del fin del mundo

Los tribunales rechazan las pretensiones de la mujer alemana que quería detener los trabajos de la «máquina de Dios» por temor a que crearan un agujero negro que destrozara la Tierra



Como no podía ser de otra forma, los tribunales han echado un buen jarro de agua fría a la mujer alemana que demandó a la Organización Europea de Investigación Nuclear (CERN) por temor a que su acelerador de partículas, el LHC, también conocido como la «máquina de Dios», pudiera crear un gran agujero negro que acabase con todo lo que conocemos y precipitase el fin del mundo. El Tribunal Administrativo Superior de Münster ha rechazado sus pretensiones de paralizar el acelerador, dictaminando que no hay ninguna evidencia de que su trabajo suponga un peligro para la seguridad pública.

«La demandante... estaba preocupada porque los experimentos podrían producir agujeros negros que eventualmente podrían conducir a la destrucción de toda la vida en la Tierra», señala el tribunal. Sin embargo, los informes de seguridad del propio CERN descartan cualquier peligro para la vida. «Objetivamente, no hay evidencia para dudar de la veracidad de estos informes de seguridad ni se ha presentado ninguna prueba concluyente», sostiene.
Licuar el planeta

La mujer había fracasado en un intento anterior para detener el trabajo del CERN en el Tribunal Constitucional Federal de Karlsruhe. Otros opositores también han tratado de detener los experimentos, ya sea por temor a un súper agujero negro cuya gravedad se tragaría la Tierra o a una partícula teórica llamada strangelet que podría licuar el planeta.

Afortunadamente, ninguno de estos agoreros han tenido éxito en sus demandas. Después de una búsqueda que abarca casi medio siglo, los científicos del CERN detectaron en julio una partícula subatómica que puede ser el bosón de Higgs o «partícula de Dios», la que se cree que confiere masa a la materia. El CERN utiliza un laboratorio gigante subterráneo donde los protones se estrellan a casi la velocidad de la luz en el Gran Colisionador de Hadrones, produciendo datos luego son analizados para detectar signos del fugaz Higgs.


Escribir comentario

Comentarios: 0