Alerta en la estación espacial por una fuga de amoniaco

Los astronautas de la Estación Espacial Internacional (ISS) han descubierto una fuga de partículas de amoniaco en un radiador de la nave, un problema que no pone en peligro a la tripulación pero que ha sido considerado «grave» y que es necesario reparar. Rusia y Estados Unidos consensuarán hoy una caminata espacial extraordinaria de los astronautas de la NASA para localizar la fuga, según ha anunciado el jefe del segmento ruso de la misión, Vladímir Soloviov.

"La decisión aún no está tomada. Lo trataremos hoy. Realmente tienen una seria avería, muy seria (en el segmento estadounidense de la ISS). En estos casos debemos cooperar como socios", dijo Soloviov. Una fuente del sector aeroespacial ruso adelantó a la agencia Interfax que la caminata podría tener lugar mañana sábado.

 

El amoniaco líquido se utiliza para extraer el calor que se acumula en los sistemas electrónicos, vertiendo el exceso de energía al espacio a través de una serie de radiadores.Impacto de un micrometeorito
El comandante Chris Hadfield ha informado del escape de «un flujo muy constante de copos saliendo limpiamente y en repetidas ocasiones desde un punto común», según recoge la BBC. «Es una situación grave, pero entre la tripulación y los expertos, parece haberse estabilizado», tuiteó posteriormente.

 

Una primera fuga se detectó en 2007. En noviembre de 2012 la astronauta estadounidense Sunita Williams y el japonés Akihiko Hoshide realizaron una caminata espacial para reparar el escape de amoniaco e instalar otro radiador por temor a que el original estuviera dañado por el impacto de un micrometeorito.

 

"La fuga se ha producido en la misma área, pero no sabemos si es la misma que entonces", ha dicho el portavoz de la NASA, Kelly Humphries, al portal especializado Space.com. Humphries ha agregado que la tripulación de la nave "no corre peligro", si bien era pronto para determinar si sería necesario una nueva caminata espacial.

 

La fuga podría afectar al funcionamiento del canal generador de electricidad 2B, uno de los ocho alimentado por paneles solares de la estación, a finales de año. El generador tiene capacidad para alimentar a un gran número de componentes de la estación y si quedara fuera de servicio podría provocar un sobrecalentamiento en los sistemas que afectara a todo el complejo espacial.

 

La estación cuenta actualmente con una tripulación de seis personas y Hadfield deberá abandonar el próximo lunes la plataforma junta al astronauta estadounidense Tom Marshburn y el cosmonauta ruso Roman Romanenko. El comandante preguntó a los controladores de la misión si la fuga podría impedir el desacoplamiento de la cápsula de retorno, quienes respondieron que no había ninguna razón técnica para que eso ocurriera. No obstante, irán informando a la tripulación según vayan conociendo el alcance de la incidencia.


Escribir comentario

Comentarios: 0