las enigmáticas calaveras de cristal

Otros de los casos más extraordinarios de OOPART (objetos fuera de su tiempo y lugar, objetos imposibles cuyo descubrimiento pone en tela de juicio todo lo que la ciencia afirma acerca de la historia de la humanidad) es el de las trece claveras de cristal. Según una interpretación de una leyenda maya, trece calaveras pertenecientes a los habitantes de la Atlántida, antes de que este continente se hundiera, quedaron dispersas por el mundo, y cuando se reúnan en un solo punto del planeta darán lugar a un hecho extraordinario, posiblemente el resurgimiento de toda la misteriosa historia y ciencia de los atlantes.

Una de las lecturas de dicha leyenda agrega que cada una de las calaveras corresponde a uno de los distintos planetas en que habitaron los humanos. Es decir que solo la número 13 tiene su origen en la Tierra. Hasta ahora han sido halladas ocho calaveras de cristal que los especialistas vinculan a esta leyenda, y han bautizado con sus nombres respectivos. 

La Calavera del Destino, fue hallada en 1919 por el británico Frederick Albert Mitchell Hedge, en Belice, mientras investigaba posibles vestigios de la existencia de la Atlántida. Estudios de laboratorio determinaron que dicha pieza está hecha en un solo bloque de cristal y que, aún con la tecnología actual sería imposible de realizar. Algunos proponen que se trata de una evidencia de tecnología extraterrestre; Mitchel Hedge creía que había sido elaborada por los mayas, durante 150 años, con el trabajo diario y coordinado de generaciones y generaciones.

 

La Calavera Británica se encuentra actualmente en el British Museum de Londres, Inglaterra. Su única diferencia con la Calavera del Destino es que tiene la mandíbula fija. No existen datos de cómo fue que llegó a manos del misterioso joyero que la vendió al mencionado museo.

 

La Calavera Sha Na Ra fue hallada en México, en 1995, por Nick Nocerino, fundador del Instituto de Investigación Parapsicológico.

 

La Calavera Maya fue encontrada en 1912, en Guatemala. Está tallada en cuarzo, y habría pertenecido a un importante monje de la cultura maya.

 

La Calavera Lazuli está tallada, como su nombre sugiere, en lapislázuli; fue descubierta en el norte de Perú en 1995. Los indígenas que la descubrieron afirmaban que pertenecía a un “espíritu maligno”.

 

La Calavera Jesuita, también conocida como la Calavera de los Pájaros, estuvo en poder de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús, en el año 1534.

 

La Calavera Shui Ting Er, fue hallada hace 130 años, en Mongolia, por un arqueólogo chino.

 

La Calavera Oceana está esculpida en cuarzo, y habría sido descubierta por un campesino de la Amazonia. En el 2004 fue donada al Museo de Minerales de la región.

 

La Calavera ET, fue descubierta en 1906, en Guatemala. Es de cuarzo ahumado, y es la que menos guarda semejanza con un cráneo humano. Según su dueño, Broma Van Dietan, está calavera tiene grandes poderes curativos.

 

La Calavera Max, o Calavera de cristal de Texas, también hallada en Guatemala, es la más grande de las calaveras de cristal descubiertas hasta el momento. Actualmente está en poder de una familiar de Houston, Texas.

 

La Calavera La Compasión, fue descubierta hace pocos años, en África.

 

La Calavera Baby Luv, tallada en cuarzo rosa, fue encontrada en el monasterio de Luov, en Ucrania, alrededor del año 1700.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0