Otra zona marciana que pudo ser habitable

El rover Opportunity de la NASA, que explora Marte desde hace ya una década, ha descubierto recientemente una nueva zona del planeta rojo con indicios de haber podido albergar vida en un pasado remoto. El punto exacto del descubrimiento se encuentra en el cráter Endevour, agujero de 22 kilómetros de diámetro, el cual, según los datos recabados en los últimos tiempos de la misión, se emplaza en una zona que estuvo anegado de agua cuya composición poseía un PH prácticamente neutro, nivel de acidez favorable para el desarrollo de vida microbiótica.

Estas condiciones se habrían modificado con la caída de un gran objeto espacial (la cual creó el cráter), volviendo el agua extremadamente ácida, inhabitable incluso para organismos extremófilos súper resistentes. Así que el cráter Endevour no fue propiamente el lugar donde pudo existir la vida, sino que el agua con PH equilibrado estuvo antes, hace más de 3.700 millones de años, y el cráter es la prueba del evento que modificó las condiciones para siempre. Este descubrimiento participa de una serie de hallazgos que indicarían que el planeta rojo tuvo un (lejano) pasado habitable: datos obtenidos por el Curiosity hacen creer que un antiguo cráter en el lago Gale también habría sido habitable.


Escribir comentario

Comentarios: 0