El robot lunar chino «Yutu» resucita

El «Conejo de jade» vuelve a enviar datos tras la larga noche lunar en la que muchos vaticinaron su muerte. Ahora los científicos tratan de repararlo

«Hola, ¿hay alguien ahí?». Nunca un saludo tan corriente tuvo tanta relevancia en China. Claro que las palabras llegaron este jueves desde la Luna y las pronunció en la red social Weibo, equivalente chino de Twitter, el robot lunar al que hace dos semanas se dio por muerto.

 

Fue el pasado día 27 cuando Yutu, literalmente conejo de jade, sufrió problemas mecánicos que le impidieron realizar correctamente la secuencia de hibernación tras la que tenía que apagar todos sus sistemas, operativos gracias a la energía solar, y que le iba a preparar para enfrentarse a la dura noche lunar: nada menos que 14 días a casi 180 grados bajo cero.

 

Los científicos fueron incapaces de reparar la avería antes de que la luz se extinguiese por completo, y Yutu lanzó un mensaje lastimero en el ciberespacio antes de quedar inoperativo: «Algunas partes de mi cuerpo no responden a mis órdenes. Me temo que no sobreviviré a la noche lunar».

 

La mayoría de analistas, incluso los chinos, vaticinaron el precipitado final de la misión lunar, que había comenzado con hurras y con una explosión de patriotismo tras el éxito de la compleja operación de alunizaje suave que llevó a cabo el módulo Chang-E 3 el 15 de diciembre. El propio Yutu parecía preparar al público para su funeral con sus últimas palabras. «No tengo miedo de que mi viaje acabe antes de lo esperado. Independientemente de que pueda ser reparado o no, estoy convencido de que he proporcionado información y experiencia valiosas a mis dueños», escribieron los científicos encargados de su cuenta en la Red.

 

Por eso, su inesperada resurrección llenó este jueves de euforia las redes sociales
«Ha vuelto al estado en el que estaba antes de que se echara la noche», explicó el portavoz del programa espacial chino, Pei Zhaoyu. Pero eso es solo una buena noticia a medias. «Quiere decir que está vivo, pero que los problemas persisten», matizó Pei. O sea, que todavía no se sabe si podrá continuar explorando la superficie lunar durante un mes más, tal y como estaba previsto. «Pensábamos que no soportaría las bajas temperaturas. Ahora, mientras esté vivo, hay esperanza de recobrar su funcionalidad», sentenció.

 

En el centro de operaciones de Pekín ya trabajan contrarreloj para tratar de subsanar los problemas, pero algunos expertos avanzan que, si se trata de anomalías mecánicas, la recuperación por control remoto puede ser imposible.


Escribir comentario

Comentarios: 0