No hay ni planeta: la decepción de la señal llegada de Gliese 581

Una nueva investigación niega la existencia de los mundos que podían ser habitables alrededor de la estrella y aclara la procedencia del misterioso pulso

En 2008, un científico australiano miembro del programa SETI de búsqueda de vida extraterrestre registró una misteriosa señal procedente de la misma región del espacio donde, dos años más tarde, se descubriría un nuevo planeta, Gliese 581g, a 20 años luz de la Tierra, una mundo que parecía tener las condiciones para ser habitable. Ahora, científicos han demostrado que ese planeta no existe y han aclarado la procedencia del extraño pulso de luz. Te lo explicamos sobre estas líneas, en el videoblog «Materia Oscura».



Escribir comentario

Comentarios: 0