Así será el submarino que la NASA enviará a los mares de Titán

Titán (la luna de Saturno) es uno de los mundos más parecidos a la Tierra que los expertos han podido hallar en nuestro Sistema Solar, pues cuenta en su superficie con líquido estable. No parece raro, por lo tanto, que la NASA esté decidida a explorar todos sus recovecos con el objetivo de aprender más sobre sus misterios.


Titán tiene una densa atmósfera de nitrógeno, con lluvia, ríos, lagos y mares. El metano líquido y el etano ocupan el lugar del agua, pero sus procesos hidrológicos son muy similares a los que conocemos aquí. Además, es posible que esconda un gran océano líquido bajo su superficie.


Con todo, de entre todos los secretos que alberga, los que más atraen a los científicos estadounidenses son los que se relacionan con el «KraKen Mare» (uno de los múltiples mares de este cuerpo celestial que, formados principalmente por metano, pueden desvelar multitud de incógnitas relacionadas con nuestro planeta).

Por ello, la agencia espacial estadounidense se ha propuesto enviar hasta Titán un «submarino espacial» que investigue las profundidades del «Kraken Mare» y pueda ofrecer a los expertos cuanta más información mejor sobre los compuestos que allí encuentre. Así pues, y aunque el proyecto se pretende realizar a largo plazo, ya se ha dado a conocer en primicia el primer diseño de uno de los submarinos que luchará por ser el seleccionado para viajar hasta la luna de Saturno.

La propuesta ha venido de la mano del «Glenn Research Center», un centro que ha trabajado en la idea de cómo debería ser ese sumergible robotizado y ha presentado sus primeras conclusiones. Por su parte, el diseño ha sido desarrollado por el Programa de la NASA de Conceptos Avanzados Innovadores (NIAC), científicos del equipo COMPASS del Glenn Research, y tecnólogos y científicos del Laboratorio de Física Aplicada y diseñadores submarinos del Laboratorio de Investigación Aplicada.


«Aprender acerca de los lagos y mares nos ayudará a comprender como los líquidos, sólidos y gases de Titán interactúan de una forma tan parecida a la Tierra. Si bien estos dos mundos no son exactamente lo mismo, a medida que lo conocemos mejor observamos más procesos similares a la Tierra», explica Steve Wall, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California.


Como puede apreciarse en el vídeo, entre el instrumental del submarino se hallan sónares similares a los de los submarinos y cámaras que permitirán captar hasta el último recoveco del «Kraken Mare». A pesar de todo, todavía será necesario un tiempo (según la agencia, hasta 2040) para que el proyecto se apruebe y se comience con la construcción de este aventurero de metal que, si Estados Unidos así lo desea, algún día se sumergirá en Titán.

Escribir comentario

Comentarios: 0