Aparecen  nuevos cráteres misteriosos en Siberia

Misteriosos y gigantescos agujeros aparecieron el año pasado en la tundra siberiana, y el fenómeno vuelve a la carga nuevamente este año. Fotografías satelitales han confirmado la presencia de más agujeros en las inmediaciones de aquellos ya descubiertos. 

Por ejemplo, según reporta Siberian Times, el cráter conocido como B2 se encuentra rodeado por 20 hermanitos más pequeños. 


«Compararía esto con hongos: cuando encuentras uno, es seguro que haya algunos más alrededor», dice el Profesor Bogoyavlensky, subdirector del Instituto de Investigación de Petróleo y Gas en Moscú.


«Supongo que pueden haber hasta 20 o 30 cráteres más». Los investigadores creen que los cráteres se han formado producto de explosiones de gas, pero nadie ha podido dar con la causa, solo con la consecuencia.


El verano pasado, se especuló que podrían haberse formado como resultado del derretimiento del permafrost —almacenado bajo la superficie— seguido de una explosión de gas metano. Mientras, otros expresaron su preocupación debido a que el cambio climático estaría jugando un papel importante en el fenómeno.



Dos de los fosos recién descubiertos se han convertido en lagos. En este sentido uno de los descubrimientos más interesantes está relacionado con un cráter bautizado como ‘B2′, que ahora es un lago rodeado por más de 20 cráteres más pequeños.


«Al estudiar las imágenes de satélite encontramos que inicialmente ahí no había ni cráteres ni un lago. Algunos cráteres aparecieron y seguidamente lo hicieron otros. Después, supongo, se llenaron con agua y se convirtieron en varios lagos que se juntaron luego formando uno más grande, con un tamaño de 50 por 100 metros», detalla.


Además, este lago está ubicado a unos diez kilómetros del campo de gas de Bovanenkovo, que desarrolla la petrolera Gazprom.

«Años de experiencia demuestran que las emisiones de gas son capaces de causar serios daños a las plataformas petrolíferas y oleoductos.

No podemos descartar nuevas emisiones de gas en el Ártico, y, en algunos casos, destructivas explosiones», concluyó Bogoyavlensky.

Escribir comentario

Comentarios: 0