¿ Un tornillo fosilizado de 300 millones de años de antigüedad o una simple criatura marina?

Investigadores rusos del Kosmopoisk Group, dedicados al estudio de los ovnis y actividad paranormal, afirman haber hallado un tornillo de poco más de 2 centímetros incrustado dentro de una roca de 300 millones de años de antigüedad, y que se trata de un remanente tecnológico, un objeto fuera de su tiempo (oopart), que probaría la visita de seres extraterrestres en el remoto pasado del planeta Tierra. Desmintiendo tal argumento, los científicos han declarado que el «tornillo» no es otra cosa que una criatura marina fosilizada llamada Crinoidea. 

Durante los 1990s, el equipo ruso encontró el singular fósil mientras investigaba los restos de un meteorito caído en la región de Kaluga. Al efectuarle un análisis paleontológico, se reveló que la roca en donde se halla el tornillo tiene entre 300 y 320 millones de años.

El grupo también indicó que los rayos-x de la roca muestran que dentro de ésta hay otro tornillo además del que salta a la vista. Pero, a pesar de tales proclamaciones, hasta ahora no han permitido que el hallazgo sea examinado por expertos internacionales para determinar su verdadera naturaleza.


Esto, obviamente, ha despertado serias dudas sobre la veracidad de lo dicho por el Kosmopoisk Group. Mail Online reporta que los científicos que han echado un vistazo a la evidencia fotográfica del objeto se dieron cuenta que la respuesta al fenómeno es totalmente mundana, el «tornillo» es el fósil de una ancestral crinoidea.


Los crinoideos son una clase del filo equinodermos, del subfilo Pelmatozoa. Reciben el nombre común de lirios de mar, debido al aspecto ramificado de sus brazos. Son el grupo de equinodermos viviente que se considera más antiguo. Fueron muy abundantes durante el Paleozoico, pero hoy sobreviven poco más de 600 especies.



Izquierda: Restos completos de una crinoidea. Derecha: Tallos de crinoideo del Período Jurásico.
Izquierda: Restos completos de una crinoidea. Derecha: Tallos de crinoideo del Período Jurásico.

A través de los años, los geólogos han encontrado incontables fósiles de crinoideos enteros o de sus segmentos, algunos de los cuales se asemejan a tornillos.


Es por eso que los científicos han sugerido que lo observado por el equipo ruso es el tallo de una crinoidea que se disolvió a medida que la roca se formaba a su alrededor. No obstante, algunos no están conformes con la última explicación y sostienen que los crinoideos eran típicamente mucho menores en tamaño —en comparación con el del «tornillo»— descartando así la teoría científica.


Por ahora, la controversia está servida mientras el Kosmopoisk Group no permita un análisis más detallado o revele más información al público y permita llegar a un consenso general. Aunque esta última actitud acaparadora, por sí misma, ya hace plantar una enorme bandera roja alarmando sobre un posible Hoax.

Escribir comentario

Comentarios: 0