50 años de la ley de Moore, quizás la "ley" más incomprendida de la tecnología

El 19 de abril de 1965, Gordon Earle Moore publicaba una editorial en la revista Electronics que cambió el cómo entendíamos la tecnología. En ella aseguraba que la complejidad de los circuitos integrados se duplicaría cada año (luego se modificó para fijar el periodo de dos años), a la vez que los precios y costes de fabricación se verían reducidos.


Cincuenta años después conocemos esta afirmación como la Ley de Moore, un exponente de la tecnología que se ha ido cumpliendo generación tras generación, pero con muchas dudas al respecto.


¿Qué es la Ley de Moore?


Es una breve cita de Gordon E. Moore basada en su observación y experiencia de trabajo en Fairchild Semiconductor, la empresa para la que era director de laboratorio en 1965:

The complexity for minimum component costs has increased at a rate of roughly a factor of two per year. Certainly over the short term this rate can be expected to continue, if not to increase. Over the longer term, the rate of increase is a bit more uncertain, although there is no reason to believe it will not remain nearly constant for at least 10 years.


Antes de continuar con la explicación de esta definición es necesario hablar del debate alrededor de si la Ley de Moore es una "ley" per se. Muchos expertos han asegurado que no puede imponerse como una ley o norma del campo de la ingeniería o la matemática, ya que se trata de una afirmación basada en la observación personal del propio Moore en su época en Fairchild, y no en un profundo estudio científico. Muchos reniegan de la Ley de Moore por este aspecto si bien, como veremos más adelante, se ha ido cumpliendo fielmente.


La 'Ley de Moore' asegura que el número de transistores de un procesador se duplica a un ritmo anual


Volvemos a la definición. Esa complejidad a la que se refiere Moore se refiere al número de transistores incluidos en cada procesador, y no a otros factores. Tal y como indica la cita, la observación de Moore le permitió asegurar que durante al menos los próximos diez años, los procesadores irían duplicando el número de transistores a un ritmo anual, siguiendo una función lineal fácilmente representable y comparable.


En la Ley de Moore no entran otros factores como pueden ser el rendimiento o consumo energético, si bien hay que reconocer que estos están íntimamente ligados con la cantidad de transistores. Sólo tiene en cuenta los transistores, precisamente una de las características que los fabricantes en sus presentaciones sacan pecho, generación tras generación.

A priori es una ley sencilla de probar, y tanto es así que muchos han estado siguiéndola durante todos estos cincuenta años. ¿Cómo se ha cumplido la Ley de Moore en todo este tiempo?


Así se ha cumplido todos estos años


La representación gráfica de la Ley de Moore es, como decíamos anteriormente, extraordinariamente sencilla y cualquiera con unos mínimos conocimientos básicos de matemática puede entenderla.

En la siguiente gráfica podemos ver la representación de una función lineal (la línea recta punteada) junto con los diferentes procesadores lanzados desde el que es considerado el primero, el Intel 4004 

Como veis el ajuste es tremendamente bueno y en las siguientes generaciones a 2008, aunque sólo se realiza al número de transistores y no a otros factores (que era lo que predijo Moore):


Intel es una de las que más utilizan la Ley de Moore, cómo no, y asegura que sus últimos Intel Core i 5th Gen. 'Broadwell' continúan siguiendo los principios que Gordon escribió en 1.965. Por contra, otros están en contra de la Ley de Moore asegurando que el mercado se ha segmentado enormemente y ya no hablamos sólo de un tipo de procesadores, si no de muchos: escritorio, portátil, servidores, smartphones o tablets.


La realidad - y la lógica - nos dicen que el número de transistores incluidos en cada categoría es muy diferente debido a varios requisitos impuestos por cada dispositivo.

No obstante, a la vista de los datos es cierto que la Ley de Moore continúa cumpliéndose hoy en día, 50 años después de su invención. ¿Seguirá siendo válida en el futuro?


El futuro para la Ley de Moore


Y éste es otro gran debate. En el escrito inicial en la revista Electronics, Gordon E. Moore aseguraba que veía clara la tendencia para los siguientes 10 años; han pasado 50 años y sigue siendo válida.


Durante todo este tiempo muchos han ido asegurado que se acababa el chollo para Moore, aunque hasta ahora han errado en sus vaticinios. La realidad es que las nuevas tecnologías que quieren ir un paso más allá de la electrónica clásica, como por ejemplo la computación cuántica que os explicábamos aquí, tienen poco que ver con los transistores de la electrónica tal y como los conocemos, y dejarían obsoleta la Ley de Moore.

Pero a pesar de ello, mientras los transistores continúen existiendo en los procesadores actuales parece que seguiremos cumpliendo la Ley de Moore. ¿Por cuánto tiempo será esto? La realidad, lo desconocemos. La computación cuántica sigue siendo desarrollada y no parece algo cercano; por contra, la propia Intel ya empieza a prever tiempos de cambio.


Lo que creo que todos tenemos claro es que la Ley de Moore no será válida para siempre, pero no será porque no fue certera en su época si no porque llegará un momento en el que tendremos que renovar la tecnología por algo nuevo y completamente diferente, y entonces ya no nos valdrá.

Escribir comentario

Comentarios: 0