Insólito: se inyectó aceite y alcohol para agrandar su musculatura

El brasileño Romario Dos Santos tuvo la peligrosa y a la vez increíble ocurrencia de inyectarse aceite y alcohol para aumentar su masa muscular. No caben dudas que Dos Santos debe tener los bíceps más grande del mundo y que de hecho, ingresaría en los Récord Guinness.

Pero el método que utilizó para incrementar su musculatura estuvo a punto de hacerle perder los dos brazos. 

Es que los médicos que lo trataron estuvieron cerca de amputarle los dos brazos debido a la peligrosidad y los daños que sufrió por inyectarse aceite y alcohol en su organismo.


A todo esto, Romario se siente a gusto con su nuevo físico y manifestó que en su pueblo los niños lo llaman monstruo y bestia. De no creer...

Escribir comentario

Comentarios: 0