¿Por qué nuestros sueños no tienen sentido?

Desde paisajes imposibles a animales que hablan y actos sobrenaturales, nuestros sueños pueden ser francamente raros.

Un nuevo estudio de la Universidad de Milán sugiere que los extraños sucesos parecen normales cuando soñamos porque parte de nuestro cerebro ha renunciado a tratar de averiguar lo que está pasando.

Investigadores italianos han vinculado la rareza de los sueños a la psicosis, porque la gente se desconecta de la realidad.


El estudio, publicado en la Revista de Investigación del Sueño, explica: «La organización de las historias en los sueños se caracteriza por una extrañeza penetrante de eventos y acciones que se asemejan al pensamiento psicótico, y supera en gran medida a la observada en las fantasías de vigilia normales».


Armando D'Agostino, de la Universidad de Milán y su equipo pidieron a 12 voluntarios mantener un diario de sueño en el que describieran los sucesos vividos durante siete sueños, informó el New Scientist.


Sueños y fantasías

También se les pidió que escribieran lo que hicieron en el mismo día que tuvieron el sueño y una fantasía relacionada con lo que habían vivido.


Los investigadores anotaron los sueños utilizando una escala de «extrañeza» y descubrieron que los sueños de los voluntarios eran mucho más extraños que las fantasías que deliberadamente habían inventado.


El doctor D'Agostino dice: «Parece contradictorio, pero casi no hubo extrañeza en las fantasías», añadiendo que los cuentos de la gente habían sido escritos dentro de las limitaciones lógicas.


Un mes después de completar los diarios, la actividad cerebral de los voluntarios fueron monitoreados utilizando un escáner de resonancia magnética funcional.


Los soñadores escucharon sus propios informes narrativos e intentaron revivir las experiencias. Los expertos hallaron que los sueños y las fantasías parecían activar regiones en el hemisferio derecho del cerebro, generalmente asociadas con las palabras y los significados de procesamiento, así como el razonamiento.


«Las respuestas neuronales fueron significativamente mayores para las fantasías que para los sueños de todas las regiones, e inversamente proporcionales al grado de extrañeza observado en los informes narrativos», dice el estudio.


Al comentar la investigación, que fue publicada en la Revista de Investigación del Sueño, Patrick McNamara en la Universidad de Boston, dijo que los sueños pueden ser más extraños, ya que podrían actuar como símbolos en un proceso que almacena recuerdos, de modo que la rareza puede ser consecuencia de los intentos del cerebro para simbolizar emociones fuertes o confusas.


Sin embargo, Bill Domhoff de la Universidad de California, Santa Cruz dijo sobre la publicación que no todos los sueños son extraños, por lo tanto no se puede decir que los sueños son alucinantes y psicóticos.

Escribir comentario

Comentarios: 0