¿Sabías que puedes tener parásitos en el cerebro?

Existe una enfermedad que, por desgracia, no es tan extraña como parece: la neurocisticercosis. Para muchos ya es horrible tener parásitos y lombrices en el estómago, ahora bien, imagínatelo en el cerebro… espeluznante. Los parásitos que pueden anidar en tu cabeza son los Taenia solium, una especie que cuando madura es un gusano plano. 


Esta enfermedad la padecen diversos animales y el ser humano no es la excepción.


Modo de propagación del Taenia solium


La forma en que esta enfermedad de adquiere es un poco complicada. En los humanos se adquiere a través de la ingesta de carne de puerco contaminada con este parásito. Los huevecillos pasarán al primer inquilino humano, que es el intermediario ya que la siguiente fase de contagio es debido a la higiene.


Si este intermediario va al baño y tiene contacto con materia fecal, puede llevarse los huevecillos a las manos y esparcirlos en comida o demás cosas que tenga contacto. Después, si otra persona recibe estos huevecillos en las manos o la comida y los ingiere, estos incubarán en su estómago y serán transportados a la cabeza y el cerebro. Es muy común adquirirlos en puestos de comida ambulantes u otros restaurantes poco higiénicos.


Lo que sucede una vez que estás contagiado


La reacción inmediata de tu cuerpo es atacar a los parásitos con anticuerpos, pero los parásitos que logran sobrevivir evaden a los anticuerpos y se esparcen por el cuerpo. Otros lugares donde pueden establecerse es en el ojo o la médula espinal. Una vez que se aloja en una zona del tejido de tu cuerpo, ésta comenzará a inflamarse. Los síntomas son muy variados, desde las jaquecas hasta la epilepsia o incluso no mostrar ningún tipo de síntoma.


Para combatir el parásito se toma algún tipo de antiparasitario, como el albendazol, pero no en todos los casos se puede tomar, cuando se encuentra alojado en el ojo solo puede ser extirpado de forma quirúrgica, lo cual resulta más aterrador que tenerlo en el cerebro.

Así pues, si alguna vez has comido en un lugar de dudosa higiene, cuidado, porque puedes haber comido algo más… pero de todas formas, solo frecuenta lugares confiables e higiénicos o cocina tu propia comida. Ah, por si te preguntas de dónde obtuvo los parásitos el puerco, pues por comer eses humanas contaminadas con el parásito. 

Escribir comentario

Comentarios: 0