Las temibles profecías aún no cumplidas del enigmático Edgar Cayce: el 'Otro Nostradamus'

Quizá injustamente, a la sombra del célebre Nostradamus ha permanecido el más enigmático profeta moderno, el psíquico y vidente estadounidense Edgar Cayce, más conocido como el 'Otro Nostradamus'.

Edgar Cayce, también llamado el 'Profeta Durmiente', nació el 18 de marzo de 1877. Demostró un increíble don para la videncia, cuando, siendo aún muy joven, supo sanarse a sí mismo de una grave enfermedad, a través de una visión. 

Estando en trance, como dormido, guió a su familia, paso a paso, con las indicaciones necesarias para curarlo. Desde aquel momento, el hogar de Cayce se trasformó en un centro de peregrinaje para una multitud de personas, que asistían a su encuentro en busca de soluciones para los más diversos problemas.

Es responsable de muchas profecías ya cumplidas al día de hoy, como la Segunda Guerra Mundial, o la muerte de varios presidentes, entre los que se cuenta a Kennedy. Dedicó su vida a la investigación de temas relacionados con la encarnación, la videncia, los OVNIs, la Atlántida, la espiritualidad y la sanación, entre muchos otros.

Te presentamos algunas de las profecías más destacadas de Edgar Cayce, cumplíendose, o aún por cumplirse:

-Anunció el despertar de uno o ambos volcanes: el Vesubio y el Etna.

-Con respecto a Irlanda aseguró que “Por mil sacudidas padecidas en Inglaterra, sólo habrá cuarenta y tres en Irlanda”.


-En 1934, predijo que la mayor parte del territorio japonés se deslizaría hacia el mar. Hoy, el geólogo japonés Nobichico Obara sostiene que Japón se hunde constantemente en el mar, de dos a tres centímetros por año.


-Afirma que “La tierra alcanzó el tiempo”, refiriéndose al cambio de los polos, “donde antes había frío habrá calor”. Agrega que “Llegará un momento en que el sol se oscurecerá”.


-Con respecto a la ciudad de Nueva York, anuncia su repentina desaparición, a través de una visión: “Hacia 2100 en Nebraska: El mar cubre aparentemente toda la parte oeste de la comarca, y la ciudad donde yo vivía estaba en la costa”. También se vio a sí mismo viajando en un gran avión de metal, con forma de cigarro, alcanzando enormes velocidades. En un determinado momento, el vehículo se detuvo en una ciudad completamente destruida. Cuando preguntó en dónde estaba, le fue respondido que en la ciudad de Nueva York.


-Profetizó acerca de una ciudad de Oro, la cual será descubierta en el desierto de Gobi: “Tendrá un templo con ascensores, autos eléctricos y elementos mágicos”.


-Auguró que serán descubiertos poderes ocultos en las aguas de Bimini y cristales de cuarzo serán reconocidos por sus propiedades curativas. “Ahí está ubicada la Atlántida”, señaló.


-Con respecto a la mítica Atlántida, dice: “Los registros de la Atlántida serán abiertos a todos los iniciados espirituales en el conocimiento del Dios único […] Una cámara secreta será encontrada y el levantamiento del templo hará los registros accesibles”. Predice que Atlantis “deberá subir de nuevo”.


-Sobre el cambio climático, asegura que el derretimiento de hielo en Groenlandia y la Antártida podría provocar una violenta actividad tectónica en el planeta y, consiguientemente, erupciones volcánicas, terremotos, tsunamis e inundaciones.


-Finalmente, vaticina sobre el presidente Obama: “El cuarenta y cuatroavo presidente de los EE.UU. sería negro y sería el último. El cuarenta y cuatroavo presidente de los EE.UU. va a apretar el gatillo nuclear”.


Escribir comentario

Comentarios: 0