Suicidas: ¿ Que sucede con sus almas?

He tenido varias experiencias con seres que pasaron por este tipo de tránsito y os puedo decir que una vez se ha realizado la acción de suicidarse me han explicado que su forma de pasar a la Luz es la misma, que cualquier otro fallecido, salvo por alguna diferencia.

Cuando una persona se suicida con un acto no premeditado, un arranque de pánico o  una enajenación que le hace pasar de estar relativamente bien a realizar el acto, éstas personas hacen el traspaso más lento, ya que se encuentran perdidos y desorientados. Si en una defunción normal pasamos por lo denominado “El Bardo” que son entre 3 y 7 días en el que estamos todavía con la conciencia viva (recordemos que el bardo es el tiempo que se nos da para cerrar asuntos emocionales y despedirnos de nuestros seres queridos aquí en este plano), a estas personas se les suele retrasar incluso hasta un año terreno (hemos de tener en cuenta que en el otro plano el tiempo no se cuenta como aquí), pero después suelen hacer el traspaso correctamente.


Después están los suicidas que han planeado su suicidio con tiempo y lo hacen a plena conciencia. Éstos seres cuando realizan el acto ya tienen a sus seres de Luz al lado y les ayudan en el tránsito y éste es mucho más rápido.


Yo en mi trabajo, me habré encontrado con unos 7 u 8 casos de éstos tipos y en todos han sido éstas las formas de traspaso.

También es cierto que hay algunos que quedan anclados, pero de la misma forma que los desencarnados normales, ya que en el momento de realizar el suicidio hay un arrepentimiento y se quieren quedar aquí en este plano, pero entonces quedan anclados y hay que ayudarles a traspasar.


El humano con una tendencia suicida, muchas veces es producto de una herencia energética de un antepasado que se suicidó. Esta situación la vemos mucho en la terapia de constelaciones familiares. Una persona antepasada, ya sea abuelo o  de más generaciones atrás se suicidó y esa carga energética recae en una tercera o incluso en una cuarta generación. De ahí que personas muy jóvenes con 7, 10 o 20 años tengan una tendencia suicida sin una razón aparente.

Si alguien nota ésto en alguien que conoce, que sepa que tiene solución con esta terapia y quizá con otras que desconozco.


No olvidemos que la iglesia católica, entre otros métodos para tener controlado al pueblo, hizo del suicidio una cosa terriblemente castigada, pero lo que yo he podido comprobar es quelos suicidas pasan de una u otra forma al plano espiritual y así concluyen su proceso como alma.

Eso si, cuando una persona rompe voluntariamente el ciclo de la vida, ha de volver a encarnar y ha de cumplir su ciclo, un ciclo que dejó incompleto. Por ejemplo, si tenías pactado vivir 80 años y te suicidas con 45 años, volverás a reencarnar en otra vida para vivir 35 años y algo sucederá para que a esa edad fallezcas. Casi siempre suele ser por enfermedad o lo que llaman muerte súbita. De ahí que algunas veces escuchemos bebes de 3 añitos que han muerto de muerte súbita. Se trataba en ese caso de un alma que le quedaba ese tiempo en concreto de vida, al no haber terminado su pacto de vida en su reencarnación anterior. Espero haber despejado vuestras dudas”.


Escribir comentario

Comentarios: 0