El paradójico origen de la Ruleta Rusa: el juego de la muerte

 

El juego demencialmente suicida, célebremente reconocido bajo el nombre de ruleta rusa, contrariamente a lo que la tradición ha impostado, no fue creado en Rusia. Su origen, por curioso que pueda parecer, estriba en la publicación de un cuento occidental.

 

El juego es sencillamente suicida: se toma un arma, se quitan varios cartuchos hasta dejar uno sólo en el tambor (a veces incluso, dejabana mas de uno), se hace girar el mismo al azar, el jugador apunta el cañón contra su sien y, finalmente, dispara. Dependiendo de cuántos cartuchos albergue el tambor, las posibilidades de morir pueden ser más o menos elevadas.

 

La expresión ruleta rusa surgió por primera vez, en 1937, en un cuento breve de título homónimo, escrito por el norteamericano George Surdez y publicado por la revista Collier’s Magazine. En él se mencionaban distintos juegos peligrosos, que los soldados de la Legión Extranjera Francesa practicaban para evitar el tedioso aburrimiento. El juego había llegado hasta los soldados a través de una carta de un mercenario alemán, que explicaba una conversación que mantuvo con un sargento ruso, en 1917.

 

“Cuando todo se desmoronaba alrededor”, señalaba el sargento, “los oficiales rusos consideraban que no sólo perdían el prestigio, el dinero, la familia, el país, sino también el honor ante los aliados. Algunos de ellos, se encontraran donde se encontraran, sentados a la mesa, en una cafetería, con amigos, sacaban de repente el revólver, quitaban todos los cartuchos del tambor menos uno, lo giraban, apuntaban el cañón del arma a su cabeza y apretaban el gatillo. La probabilidad de que el arma se disparara y que la persona muera en el acto era de una sobre seis. A veces sucedía, otras no”.

 

Por supuesto, nunca existió tal juego entre los soldados rusos. No existen documentos ni memorias que así lo acrediten. Ciertamente, en Estados Unidos, como en el resto del mundo, hasta entonces no se había conocido un juego semejante. Al respecto, cabe aclarar que el propio Surdez nunca se opuso cuando lo llamaban “el hombre que inventó la ruleta rusa”. Hoy, según las estadísticas, en Estados Unidos mueren anualmente 50 personas jugando a la ruleta rusa. En Rusia, sin embargo, no existen casos de muerte por este juego que, además, es llamado ruleta americana.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0