La peligrosa y mortal búsqueda del tesoro de "Oak Island" lleva 200 años

La misteriosa isla de Oak Island guarda un misterio que desafía la ambición de los cazadores de tesoros desde hace 200 años. Encontrar el tesoro escondido fue la obsesión de muchos: ingenieros, mineros y hasta de los norteamericanos, John Wayne y el presidente Franklin Roosevelt. Sin embargo, nadie logró descubrirlo aún. Incluso muchos han muerto intentando hallar aquel tesoro que supuestamente se encontraría a 60 metros de profundidad. Mientras tanto, cuanto más se cava, los agujeros subterráneos se inundan debido a un sistema de canales que existe en el lugar, complicando mas la tarea de búsqueda. 

 

Oak Island es una diminuta isla, localizada en el Condado de Lunenbuklirg, en el sur de Nueva Escocia - Canadá. Según el mito, un viejo tesoro ha sido abandonado ahí por los Templarios o conquistadores españoles. Muchos creen que ahí también estarían escritos originales del afamado William Shakespeare. La caza del tesoro de Oak Island comenzó en 1795, cuando un joven encontró un agujero que pensó contener un tesoro pirata. A partir de ahí, diversos grupos exploraron el lugar y, ante cada nuevo intento, surgen nuevas pruebas de que existe algo concreto ahí. Abundantes cantidades de huesos humanos y fibras de coco han sido encontradas. Hace poco la obsesión alcanzó a dos hermanos de Michigan; Rick y Marty Lagina, que compraron gran parte de la isla con el propósito de develar su enigma. Abajo más detalles de la misteriosa y espeluznante historia:

 

Vídeo: "El orígen del misterio"

 

 

"10X – El Pozo"

 

Pegado a las primeras excavaciones, un hueco conocido como "10X" fue realizado con el propósito de disminuir las constantes inundaciones que ocurrían siempre que una nueva excavación comenzaba. El agujero de 71 metros, con 40 años de edad aproximadamente, reveló muchos objetos que refuerzan las expectativas de los caza tesoros y la teoría de que existe algo en dicho terreno que se encuentra muy bien escondido.

Vídeo

Escribir comentario

Comentarios: 0