El extraño y perfecto sistema estelar que descubrieron los egipcios

El primer registro de este misterioso sistema estelar data del año 1244 a.C., en un calendario realizado en el antiguo Egipto, en el que Algol ocupa un lugar estelar en la medición del paso del tiempo.

Este conjunto fue nombrado por los antiguos egipcios como “la estrella demonio”, y convocó la atención de los estudiosos del cielo; si bien en el pasado se creyó que era un sistema binario, más tarde se confirmaría que Algol está constituido por tres estrellas que orbitan entre sí.


Lo más interesante y llamativo de este sistema ubicado en la constelación de Perseo es que sus dos estrellas principales se eclipsan, dando lugar a un ciclo de regularidad perfecta: cuando la estrella mayor baja su intensidad durante diez horas, los observadores pueden saber que está siendo eclipsada por la menor, fenómeno de 2 días, 20 horas y 49 minutos de duración.

 

Miles de años después que lo egipcios descubrieran y utilizaran este sistema, científicos comenzaron a estudiarlo: en 1881 Edward Charles Pickering propuso que se trataba de un sistema binario, y años más tarde Joel Stebbins, utilizando un fotómetro y midiendo el espectro, conjeturó que había un tercer objeto involucrado.

Poco tiempo después la conjetura fue confirmada; actualmente, el interferómetro CHARA permite ver la danza de estos tres elementos con absoluta y pasmosa claridad. 

Miles de años después que lo egipcios descubrieran y utilizaran este sistema, científicos comenzaron a estudiarlo: en 1881 Edward Charles Pickering propuso que se trataba de un sistema binario, y años más tarde Joel Stebbins, utilizando un fotómetro y midiendo el espectro, conjeturó que había un tercer objeto involucrado.

Poco tiempo después la conjetura fue confirmada; actualmente, el interferómetro CHARA permite ver la danza de estos tres elementos con absoluta y pasmosa claridad. 


Escribir comentario

Comentarios: 0