¿Por que hay gente que no cree en la existencia de la Luna?

Internet es la cuna de las teorías conspirativas. La más popular, por supuesto, es aquella que sostiene que el ser humano nunca llegó a la Luna. Lo que más sorprende, sin embargo, es encontrar quienes incluso descreen de la existencia de la misma como satélite.

 

Si bien las teorías alrededor de esta gran conspiración son varias, todas comparten ciertos elementos en común. Te invito a sumergirste en este mundo y descubrir por qué hay gente que no cree en la existencia de la Luna.

En primer lugar, hace falta una imaginación desatada, una obsesiva atención a los detalles y una confianza a prueba de balas para sostener la teoría. 

 

Luego, necesitamos una premisa: la misma debe cuestionar algo que damos por sentado y asegurar que es falso u obra de los aliens, robots o los Illuminati (que también pueden ser aliens, robots o ambos).

 

 

En este caso, vamos a partir de la idea que el gobierno (de los Estados Unidos) ya sabe todo y mantiene el secreto guardado en el área 51. Una vez que se tiene todo, sólo hace falta saber algo de photoshop y edición de video para empezar.

 

La Luna existe, pero está habitada por aliens

 

Titulado LA LUNA ES TU PEOR PESADILLA (así, en mayúsculas), esta teoría pretende demostrarnos, a través de una paupérrimo uso del photoshop, que no solo el hombre nunca llegó a la luna, sino que la misma está habitada por aliens.

 

Por supuesto que no se trata de cualquier tipo de extraterrestre (claro que no), estamos hablando de criaturas diabólicas que se comunican entre si a través de un sistema de tubos que, obviamente, el gobierno de los Estados Unidos encubrió para protegernos de la horrible verdad.

 

La Luna es un holograma proyectado digitalmente

 

Esta suposición es interesante, en el sentido que quizá sea la menos disparatada de todas y la más congruente con la idea de que el ser humano nunca llegó a la Luna. Si la llegada fue un montaje, ¿no es posible pensar que el satélite de la Tierra es una proyección digital?

 

La idea parte de la base que la imagen de la Luna es proyectada por un satélite que gira alrededor del planeta. Lo que hace atractiva esta ¿hipótesis? es la ciega fe de sus autores en creer que somos una civilización mucho más avanzada de lo que realmente nos hacen creer.

 

La teoría soviética

 

 

Esta quizá sea la única hipótesis que tiene, al menos, algún sustento científico. En 1970 dos científicos rusos de la Academia Soviética de Ciencias publicaron un paper en el que aseguraban que la Luna era una nave espacial extraterrestre.

 

Pero no se trataba de un simple vehículo, sino de una antigua colonia que hizo las veces de una «arca de Noé» para una civilización alienígena. ¿Cómo es posible? La dupla «científica» supuso que el cuerpo celeste era hueco y en su interior alojaba una ciudad donde, alguna vez, vivieron unos seres interplantearios ya extintos.

 

La Luna es una nave espacial alienígena (Parte II)

 

 

Esta conjetura es una de las más extensas y disparatadas de la historia. Parte de la presunción que la luna es una nave espacial gigante (¿como la estrella de la muerte, quizás?) habitada por alienígenas que controlan nuestro destino.

 

¿Qué tipo de extraterrestres? Seres reptilianos de otra galaxia que desde el satélite nos manejan como marionetas sometiéndonos, como esclavos, a sus mandatos. La teoría viene de la mano de David Icke, quien se ha transformado en una especie de mesías del gremio de los conspiradores.

 

La Luna está hecha de gelatina

 

 

La cosa es así. Una vez alguien agarró su cámara, apuntó a la Luna y le aumentó el zoom lo más posible. La sensibilidad del lente, por supuesto, creció y la imagen de la luna comenzó a moverse ya que la cámara registraba hasta los movimientos más imperceptibles.

 

¿Terminó ahi la historia? Por supuesto que no, ya que para el usario de Youtube que publicó esto, la luna parecía hecha de «gelatina con fruta moviéndose en su interior». Esto, obviamente, era producto de la proyección de un holograma hecho por seres espaciales. Real.

 

El mundo de las teorías conspirativas es tan vasto e inabarcable como el espacio que nos rodea. Si bien estos son tan solo algunos ejemplos, nos demuestran perfectamente hasta donde puede llegar la imaginación de una persona a la hora de creer que no estamos sólos en el universo.


Escribir comentario

Comentarios: 0