¿Y si en realidad aún no hemos podido contactar extraterrestres... porque todos han muerto?

Unos están muertos y otros en gestación, esperando una millonada de años en el útero universal. Esas serían las razones por las que aparentemente estamos solos en el ancho universo.

 

 

Extraterrestres desafortunados

 

Desde hace millones de años, la Tierra está sometida alternativamente a periodos de calentamiento y enfriamiento extremos. Estos son ocasionados por eventos extraterrestres o por sucesos en el planeta, particularmente la actividad volcánica.

 

La presencia del ser humano en la Tierra ha durado demasiado poco en comparación con los tiempos cósmicos y lo más seguro es que nosotros estemos disfrutando de un periodo de suma tranquilidad planetaria, que cuando termine nos llevará a la extinción.

 

Sencillamente, hasta ahora hemos tenido suerte. La que le ha faltado a los aliens, habitantes de mundos más hostiles en los que no han podido prosperar. Esta hipótesis es defendida por astrobiólogos de la Universidad Nacional de Australia.

 

Solución de la Paradoja de Fermi

 

El equipo australiano cree que hace millones de años es probable que hubiera vida en Venus y en Marte. Esta habría terminado después de que Marte se transformó en un congelador y Venus en un invernadero por la dinámica del universo. En el supuesto de que no hubiera existido vida en estos planetas, las nuevas condiciones la hicieron imposible.

 

Estos científicos creen que su teoría es la solución a la célebre Paradoja de Fermi, formulada por el físico Enrico Fermi, quién encontraba contradictorio que no hubiera contactos extraterrestres existiendo tantos planetas potencialmente habitables.

 

 

Hermanos por nacer

 

«El universo probablemente está repleto de planetas habitables, por lo que muchos hombres de ciencia piensan que también debe estar lleno de extraterrestres» dijo el Dr. Aditya Chopra, miembro del equipo. Estos científicos soslayan que la vida es una cadena de acontecimientos maravillosos y los sitios donde tiene lugar están sometidos a cambios parecidos a los de la Tierra, que pueden haber sido muy bruscos en el momento menos indicado.

 

Para albergar vida, un planeta debe resolver primero algunos problemas internos, como regular el agua y el dióxido de carbono para que su superficie alcance una temperatura tolerable. Algunos viejos planetas podrían haber fracasado en ese intento y otros estarían todavía en pañales.

 

Es posible que haya habido mucha vida en el cosmos, pero esta sencillamente no se ha solapado cronológicamente con la de la Tierra. Nuestros parientes en el firmamento o habrían muerto por una catástrofe en su mundo o estarían por nacer, una vez que sus esferas terminen de estabilizarse.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0