Un padre descubre que un espíritu atormenta a su hija gracias a las cámaras de seguridad (Video)

Para muchos niños y niñas, una muñeca es más que un juguete. Puede ser un amigo, un hermano, e incluso una persona de confianza. Pero también hay historias sobre muñecas que adquieren vida propia. Literalmente, son poseídas por las almas de los difuntos, muy posiblemente por sus antiguos propietarios fallecidos o espíritus demoníacos. 

 

Estas muñecas desafían a todo tipo de creencias, y están destinadas a no ser utilizadas por nadie.

Uno de los casos más controvertidos relacionados con muñecas poseídas es la de Peggy, una muñeca poseída por un espíritu maligno que hace que las personas tengan malas experiencias cuando ven su imagen o entran en contacto con ella. Como ya publicamos en Mundo Esotérico y Paranormal, todos aquellos que ven el vídeo dicen sentir fuertes dolores en el pecho, náuseas y misteriosos dolores de cabeza. Incluso una mujer dijo que el monitor de su computadora se bloqueó en una de las imágenes de la muñeca y la habitación se enfrió misteriosamente cuando sintió una presencia siniestra.

 

Pero hay muchas más, como la muñeca poseída japonesa Okiku o la Isla de las Muñecas al sur de la Ciudad de México. Y ahora, un inquietante vídeo de las cámaras de seguridad en una casa muestra una muñeca poseída moviendo la cabeza de lado a lado antes de que varios objetos salgan despedidos de una habitación como si fueran lanzados por una fuerza invisible.

 

¿Un verdadero poltergeist?

 

El vídeo, que corresponde a las cámaras de seguridad de una casa, muestra a una niña jugando felizmente con un juguete, mientras que una muñeca situada en el suelo detrás de ella comienza a mover su cabeza hacia un lado, aparentemente por su propia voluntad. En las siguientes tomas espeluznante, la pequeña está dibujando en unas hojas sobre la mesa. Y es en ese momento que las hojas sobre la mesa comienzan a moverse violentamente debido a una repentina corriente de aire extremadamente fuerte.

La niña aterrorizada mira delante suyo antes de salir corriendo de la habitación. Inmediatamente después los objetos más pesados comienzan a volar por la habitación, y caen sobre el sofá. Entonces, por si fuera poco, la mesa en la que la pequeña había estado dibujando comienza a moverse con mucha fuerza, como si fuera arrastrada por la habitación por una presencia invisible.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0