El Tulipán y Cygnus X 1

Esta vista telescópica enmarca una brillante región de emisión que hay a lo largo del plano de la Vía Láctea y muestra la constelación Cygnus (el Cisne), rica en nebulosas. Este resplandeciente nube rojiza de gas y polvo interestelares, llamada popularmente nebulosa de la Tulipán, también figura como Sh2-101 en el catálogo de 1959 del astrónomo Stewart Sharpless. 

 

A unos 8.000 años luz de distancia y de unos 70 años luz de diámetro, la bella y compleja nebulosa florece en el centro de esta composición.

La radiación ultravioleta procedente de las estrellas jóvenes y energéticas que hay en el borde de la asociación OB3 de Cygnus, como la estrella O HDE 227.018, ioniza los átomos y empodera la emisión de la nebulosa Tulipán. HDE 227018 es la estrella que brilla en el centro de la nebulosa. En el campo de visión también está el microcuasar Cygnus X-1, una de las fuentes más intensas de rayos X del firmamento. Su frente de choque, que se ve curvado y más tenue a la derecha y más allá de los pétalos de la Tulipa cósmica, es impulsado por los potentes chorros procedentes del disco de acreción de un agujero negro.