Cinco tristes datos sobre Laika, la perra astronauta

La perra soviética Laika fue el primer animal en orbitar la Tierra. El 3 de noviembre de 1957 despegó a bordo del Sputnik 2, y murió una semana más tarde en el espacio. Aquí, cinco datos desconocidos sobre su breve carrera espacial.

 

Como se sabía poco sobre los efectos que los vuelos espaciales podían producir sobre los seres vivos en el momento de la misión de Laika y, la tecnología suborbital no se había desarrollado todavía, no se tenía ninguna expectativa de que Laika sobreviviera.


Su muerte pudo haberse evitado:

 

el apuro de los funcionarios soviéticos por hacer despegar la misión para el 40 aniversario de la revolución impidió que se pudiera preparar la nave para traer a Laika de regreso a la Tierra con vida.

 

El final:

 

el cuerpo sin vida de la perrita se desintegró al atravesar la atmósfera terrestre el 14 de abril de 1958. Muchos testigos del regreso del Sputnik 2 creyeron que se trataba de un OVNI.

 

Su muerte no fue pacífica:

 

contrariamente a lo difundido por el gobierno de la URSS, la muerte de Laika fue cruel y dolorosa. La perra murió a causa de las altas temperaturas de la nave, sofocada por un fallo en los sistemas térmicos del vehículo.

 

El despegue la aterrorizó:

 

los scanners del momento del despegue muestran que la perra estaba aterrorizada dentro de la nave. Su ritmo cardíaco alcanzó picos hasta tres veces más altos que los registrados en su vida cotidiana.

 

El entrenamiento fue extremadamente cruel:

 

Laika fue elegida entre cientos de perros candidatos por su buena adaptación al cruel entrenamiento. Los animales eran confinados a diminutas jaulas para acostumbrarlos a las pequeñas dimensiones de la nave.


Suscríbete a nuestro canal de YouTube




¿Cuál es tu opinión al respecto? te agradecemos tu comentario, GRACIAS