ALMA detecta moléculas orgánicas en estrellas jóvenes que sugieren que la vida en la Tierra llegó de nuestro Sol

Dos equipos de astrónomos han aprovechado la potencia del radiotelescopio ALMA para detectar una serie de moléculas orgánicas. Lo fascinante del hallazgo es que estas sustancias constituyen los ingredientes básicos necesarios para la vida, y se encontraban alrededor de estrellas jóvenes parecidas a nuestro Sol.

Cuando se trata de buscar vida extraterrestre, lo habitual es que los astrónomos se fijen en los exoplanetas, pero lo cierto es que las estrellas que orbitan pueden ser igual de importantes. 




En el caso que nos ocupa, el trabajo sugiere que la vida en la Tierra llegó a través de nuestro propio Sol.

 

En particular, la sustancia encontrada es la molécula prebiótica metil isocianato, descubierta por primera vez en protoestrellas, enormes aglomeraciones de gas de las que se forman los cuerpos celestes.

Estas estrellas jóvenes suelen evolucionar como nuestro Sol, de ahí que el descubrimiento sea tan emocionante, ya que nos puede ayudar a entender cómo surgió la vida por primera vez en la Tierra. El trabajo de los astrónomos sugiere que estas moléculas podrían haberse formado primero en el Sol antes de ser transportadas a la Tierra.

 

Los dos equipos descubrieron las señales de las sustancias en la luz que provenía de un sistema múltiple de estrellas jóvenes (IRAS 16293-2422), a unos 400 años luz de distancia. El sistema se encontraba en una gran región de formación estelar llamada Rho Ophiuchi, en la constelación de Ophiuchus.

 

Para ello, analizaron el brillo de la estrella y calcularon qué cantidad de cada elemento estaba presente en la luz en base a las longitudes de onda que cada elemento absorbe y emite. Según han explicado Rafael Martín-Doménech y Víctor M. Rivilla, autores principales de uno de los artículos presentados:

Estamos particularmente entusiasmados con el resultado porque estas protoestrellas son muy similares al Sol al principio de su vida, con el tipo de condiciones adecuadas para que los planetas del tamaño de la Tierra se formen. Al encontrar moléculas prebióticas en este estudio, ahora podemos tener otra pieza del rompecabezas en la comprensión de cómo la vida se produjo en nuestro planeta.

 

Esta detección es sólo un nuevo paso en el estudio del origen de la vida. O la vida se originó completamente en la superficie de la Tierra, o algunos bloques de su construcción se formaron en la nebulosa solar antes de la formación de la Tierra, para posteriormente ser entregados por los cometas a nuestro planeta, donde las reacciones bioquímicas continuaron conduciendo a la formación de los primeros organismos vivos.

 

Fascinante, ya que la detección de la molécula orgánica apunta hacia la última teoría. Como dicen los investigadores, es muy posible que en los próximos años se descubran nuevas y quizás más complejas moléculas que ayuden a resolver ese maravilloso rompecabezas que supuso el origen de todo lo que llamamos vida.


Compártenos

¿Te gusta?

Siguenos en Twitter

Siguenos en YouTube



¿Cuál es tu opinión al respecto?  agradecemos tu comentario, GRACIAS

Escribir comentario

Comentarios: 0