Descubren "rueda de carroza" de 300 millones de años de antigüedad en lo profundo de una mina

Profundamente debajo de la ciudad de Donetsk, dentro de la región de Rostov, en Rusia, se puede encontrar una gran base de piedra arenisca, algo conocido como escudo de rocas de la edad del Carbonifero, que tiene alrededor de 360 a 300 millones de años y está revestida con distribuciones de carbones de coque que también tienen aproximadamente la misma edad.

 

En este preciso lugar, algo increíble fue hallado.

 




El señor Kasatkin, mientras trabajaba en una mina ubicada en esta zona, descubrió sobre el techo de uno de los túneles una impresión de una rueda de carroza, una impresión que indudablemente fue hecha antes de que la roca se hubiese formado alrededor de ella. Él también descubrió otra impresión más adelante a lo largo del túnel.

 

Al darse cuenta de las implicaciones de su descubrimiento, Kasatkin, un capataz muy experimentado en Ingeniería de Ventilación y Seguridad, especializado en Pronóstico Sísmico, afortunadamente tomó varias fotografías de su milagroso descubrimiento y ahora oculto, antes de informarlo oficialmente y solicitar una evaluación científica.

 

Cuando su jefe avisó a los propietarios de la mina, con la esperanza de obtener un análisis de los artefactos, como un intento de preservarlos, sorprendentemente sus jefes exigieron que continuara el trabajo a través del túnel, para poder posteriormente ser inundado, lo que desafortunadamente ha ocurrido, haciendo imposible la exploración de los sitios.

El Sr. Kasatkin dijo que la “rueda” fue impreso en la piedra arenisca sobre el techo de la veta de carbón. 

 

Los trabajadores trataron de “cortarla después de averiguar sobre la renuencia del propietario a preservar este impresionante descubrimiento. 

 

Ellos usaron martillos y otras herramientas para intentar extraerlo y llevarlo a la superficie, pero la arenisca era tan fuerte que, habiendo estado temerosos de que pudieran dañar la impresión, la dejaron en su lugar.

 

En la actualidad, la mina ha sido oficialmente cerrada desde 2009 y el acceso al “objeto” es imposible, ya que el equipo utilizado para ingresar a la mina esta desmantelado y los túneles en donde se encuentra el artefacto están inundadas.

 

Él afirmó que investigó más a fondo la historia de estos artefactos encontrados en la mina Western con los mineros compañeros de allí, y fue capaz de confirmar la existencia de otra impresión dentro de la mina.

Esta había sido dañada por las explosiones realizadas en las excavaciones, y poco se mencionó, aunque estaba realmente allí. 

 

Un minero le dijo que él estaba en una sección de la mina en donde estaba este artefacto y llegó a echarle un buen vistazo. 

 

Dijo que se sorprendió, pero también tenia miedo de admitir que estos “objetos” eran de origen artificial.

 

El Sr. Kasatkin escaneó el esquema de los sistemas de minas, y dice que los controladores de dicha mina marcaron en rojo la zona de fractura geológica donde se encontró la impresión. 

Esto demuestra que ellos sin duda eran conscientes de la anomalía.

 

 

Estas impresiones han permanecido enterradas profundamente en estas costuras de roca durante muchos millones de años, si hubiera podido realizarse un análisis científico sobre estos artefactos, podría haber sacudido nuestra comprensión de la historia del mundo, al igual que tantos otros artefactos que han sido ocultados del dominio público.


Compártenos

¿Te gusta?

Siguenos en Twitter

Siguenos en YouTube


Si compráis en Amazon a través de este banner estarás ayudando a la Pandórica



¿Cuál es tu opinión al respecto?  agradecemos tu comentario, GRACIAS

Escribir comentario

Comentarios: 0