¿Es posible vivir sin cerebro? El enigmático caso de Aaron Murray y Judge Waltrip

Para nadie es un secreto que en nuestro cerebro radican muchos de los secretos que nos hacen humanos. La mente que nos caracteriza, y que ha permitido nuestro desarrollo, es producto precisamente de la complejidad cerebral que hemos alcanzado.

Sin embargo, muchos consideran que el cerebro por sí solo no lo explica todo y que hay algo más profundo, algo perenne que permanece en el fondo cuando todo lo demás se ha extinguido. Sea el alma, el espíritu o como quiera llamarse, esta cualidad podría explicar fenómenos de otra manera incomprensibles.




Como lo es el hecho de que un niño que nació prácticamente sin cerebro haya podido vivir mucho más de los previsto.

 

Aaron Murray

 

Cuando Aaron Murray nació, los médicos no vieron mucho futuro. Padecía una rara dolencia conocida como hidrocefalia, que se caracteriza por la ausencia de hemisferios cerebrales desarrollados que, en cambio, constan en gran parte de líquido encefálico. En estos casos los pacientes suelen morir en sus primeros días de vida, por lo que los médicos fueron cuidadosos al decirle a la pareja que no tuviera muchas esperanzas.

 

Pero contra todos los pronósticos, el bebé sobrevivió. No está claro cómo funciona su cerebro (parece ser que al menos parte de los tejidos están allí), pero fue suficiente para que pudiese comer, respirar, crecer y moverse, e incluso comenzara a decir sus primeras palabras en torno a los dos años. Esto fue en el 2015.

 

En la actualidad Aaron debería tener 4 años, lamentablemente no encontré más información sobre su desarrollo. Es posible que la familia haya optado por mantener el silencio para evitar que los medios permearan demasiado la vida del niño. En vista de su condición, es poco probable que viva mucho más tiempo, pero a fin de cuentas nunca se sabe a ciencia cierta qué pasará.

 

Judge Waltrip

 

Judge Waltrip nació en la navidad  del año 2001 y, al igual que Aaron, vino al mundo prácticamente sin cerebro. Él también tenía hidrocefalia y lo que debían ser sus lóbulos estaban compuestos primariamente por fluido.

Sin embargo, al igual que Aaron este joven tuvo un desarrollo sorprendente, reaccionando ante ciertos estímulos y mostrando la capacidad de aprender. Sin embargo, su situación siempre fue bastante compleja y no adquirió la capacidad de comunicarse que siempre tuvo Aaron.

Al final, sin embargo, Judge Waltrip jamás pudo valerse por sí mismo y terminó dependiendo de una máquina. Para el dolor de sus padres, murió a los 12 años, mucho después de lo que se esperaba.

 

Problemas cerebrales

 

Si bien es difícil establecer las causas que llevaron a estas dos personas (entre muchas otras, que mencionaremos en próximos artículos) a sobrevivir un diagnóstico muy desesperanzador, también está claro que la situación para ellos ha sido muy dura. Los milagros existen, pero estos niños tuvieron que luchar mucho con una condición que les fue dada sin que pudiesen hacer nada al respecto.

Sin embargo, en otros casos (como el de Phineas Berb) se demostró que aún con cerebros que habrían sufrido daño grave la consciencia podía seguir intacta. Recordemos incluso el caso de la persona que recibió un golpe, quedó en coma y se convirtió en un genio.


Compártenos

¿Te gusta?

Siguenos en Twitter

Siguenos en YouTube


Si compráis en Amazon a través de este banner estarás ayudando a la Pandórica



¿Cuál es tu opinión al respecto?  agradecemos tu comentario, GRACIAS

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Schembri (martes, 08 agosto 2017 15:23)

    Yo conozco una persona con hidrocefalia, de unos cincuenta años de edad, que es bilingüe. Habla francés e italiano indistintamente y de manera perfecta.
    Por otra parte, se sabe que personas que han sido operadas del cerebro y a las que se les ha extraìdo parte del cerebro que dirigen ciertas partes del cuerpo, no han quedado discapacitadas sino que otra parte del cerebro se ha activado para realizar las funciones que tenìa la zona extraìda.
    Ademàs, segùn las ùltimas investigaciones de la ciencia, el ser humano no tiene neuronas sòlo en el cerebro, sino que también tiene neuronas en el corazòn, en los intestinos, en el estòmago, y hasta en la piel . Asì que en realidad tendriàmos "varios cerebros". Esto explicarìa que muchas personas que han sufrido un trasplante de algùn òrgano e incluso una tansfusiòn sanguìnea, hayan tenido un cierto cambio en su personalidad y en sus capacidades.
    Asì que este tema del cerebro es rico y complejo.